viernes, 9 de abril de 2010

Santo vs. Santo



Con las actuaciones de Cristian Vela, Sara Santander, Karen Celis, Francisco Campos y Marcos Celis, bajo la dirección de Gabriela flores y la producción de Selene Beltrán, la puesta en escena “El Santo vs el Santo”, reanudará sus presentaciones en una corta temporada del 14 al 17 de abril en el Centro Cultural del Ferrocarril.



La obra de teatro “El Santo vs el Santo”, del dramaturgo hidalguense Enrique Olmos de Ita, ofrece un merecido homenaje a Rodolfo Guzmán Huerta, nacido en 1917 en Tulancingo, Hidalgo, personaje que se convirtió en icono de la cultura popular mexicana al dejar huella en la lucha libre en México.



La puesta en escena de género satírico o farsa, retrata algunas de las ambiciones del México contemporáneo de un modo divertido e irónico, mezclando el reclamo político y la estética del cómic de lucha libre. A decir del autor, la intención primordial es “posicionar al superhéroe nacional que significa El Santo en el imaginario colectivo crítico de la decadencia política nacional”.



La estética de la obra cuestiona que la lucha libre sea el deporte nacional porque es falso, sólo en un país como México el deporte más identificativo del atleta mexicano podría ser un engaño, una simulación.



En palabras del autor, la obra trata sobre “un nuevo Santo, enmascarado de plata, que alucine por segunda vez al mexicano común y corriente, que lo subleve, que lo haga olvidar la dictadura, la farsa del gobierno del cambio, la ausencia de un partido de izquierda que se preocupe por el pueblo, que lo lleve de vuelta al grito desbordado, que lo aleje del futbol, que lo haga sentir un guerrero mesoamericano, es decir, que lo convierta en candidato para un cargo de elección popular”.



La segunda temporada iniciará el próximo miércoles 14 de abril con función a las 18:00 horas, posteriormente se presentará el jueves 15 a las 18:00 horas, y el viernes 16 y sábado 17 en dos funciones: 18:00 y 20:00 hrs. Donativo $40.00.

1 comentario:

  1. Luis Frías20:03

    Como decía el Piporro: Hay quir!

    ResponderEliminar