viernes, 21 de diciembre de 2007

Último mensaje del 2007

A partir del lunes tomaré unos días para dedicar enteramente mi tiempo a mi hijo Emilio y mi hija Eugenia; por tal motivo quiero agradecer a todas y cada una de las personas que me brindaron su apoyo, amistad y fraternidad en este año que termina.


A todos, sin excepción, muchas gracias.


De igual manera quiero desearle a todos los cibernautas que, con intención o accidentalmente, navegan por este blog; un prometedor y fructífero año 2008.


Felicidades a todos.

-

jueves, 20 de diciembre de 2007

miércoles, 19 de diciembre de 2007

Condecora Venezuela al escritor Mario Benedetti

Notimex / La Jornada On Line / ABN
Foto: EFE

El presidente Hugo Chávez le entregó la Orden Francisco de Miranda, la más alta distinción que otorga el gobierno de aquel país a un extranjero.


Montevideo. El escritor uruguayo Mario Benedetti, creador de obras como La tregua y La muerte y otras sorpresas, recibió este martes la Orden Francisco de Miranda, en su Primera Clase, y que es la más alta distinción que otorga Venezuela a un extranjero.

El presidente venezolano Hugo Chávez le entregó la condecoración al autor de poemas como Hagamos un trato y Te quiero, en un acto social celebrado este martes en el Paraninfo de la Universidad de la República.

Viva Mario Benedetti!, lanzó el jefe de Estado venezolano tras imponerle el reconocimiento al novelista y articulista de 87 años de edad, quien sonreía y agradecía las muestras de apoyo de centenares de jóvenes y líderes políticos latinoamericanos.

Para Chávez, el maestro Benedetti "es uno de los hombres indispensables", por eso, llamó a seguir el ejemplo del autor de Gracias por el fuego pues, estimó, el escritor uruguayo ha luchado durante toda su vida por la equidad y la conciencia.

Benedetti recibió la condecoración en reconocimiento a su lucha a favor de las fuerzas progresistas en Latinoamérica y en defensa de los pueblos de la región.

Nacido el 15 de septiembre de 1920, en Paso de los Toros, Uruguay. Mario Benedetti fue hijo de Brenno Benedetti y Matilde Farugia, quienes lo bautizaron con cinco nombres, siguiendo sus costumbres italianas.

Recibió la formación primaria y secundaria en Montevideo y a los 18 años se trasladó a Buenos Aires, donde residió por varios años.

En 1945 formó parte del famoso semanario Marcha, donde se formó como periodista, colaborando allí hasta 1974.

Ocupó el cargo de director del Departamento de Literatura Hispanoamericana en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Universidad de Montevideo.

Desde 1983 se radicó en España donde permanece la mayor parte del año. Obtuvo el VIII Premio Reina Sofía de Poesía y recibió el título de Doctor Honoris Causa por la Universidad de Alicante.

Su vasta producción literaria abarca todos los géneros, incluyendo famosas letras de canciones, cuentos y ensayos, traducidos en su mayoría a varios idiomas.

De su extensa obra se encuentran entre otros, la novela Gracias por el Fuego y La tregua, que incluso fue llevada a la pantalla grande.

En marzo de 2001 recibió el Premio Iberoamericano José Martí, en reconocimiento a toda su obra. Ha sido director del Departamento de Literatura Hispanoamericana de la Facultad de Humanidades y Director del Centro de Investigación Literaria en La Habana.

De acuerdo con la información del portal Biografía, en la obra de Mario Benedetti pueden diferenciarse al menos dos períodos marcados por sus circunstancias vitales, así como por los cambios sociales y políticos de Uruguay y el resto de América Latina.

En el primero, Benedetti desarrolló una literatura realista de escasa experimentación formal, sobre el tema de la burocracia pública, a la cual él mismo pertenecía, y el espíritu pequeño-burgués que la anima.

Realizó varios trabajos antes de 1945, año en que inició su oficio de periodista en La Mañana, El Diario y Tribuna Popular, entre otros.

El portal señala que el gran éxito de sus libros poéticos y narrativos, desde Poemas de la oficina, 1956 y Montevideanos, 1959, se debió al reconocimiento de los lectores en el retrato social y en la crítica, en gran medida, de índole ética, que el escritor formulaba.

Esta actitud tuvo como resultado un ensayo ácido y polémico: El país de la cola de paja, 1960, y su consolidación literaria en dos novelas importantes: La tregua, 1960, historia amorosa de fin trágico entre dos oficinistas, y Gracias por el fuego, 1965, que constituye una crítica más amplia de la sociedad nacional, con la denuncia de la corrupción del periodismo como aparato de poder.

En el segundo período de este autor, sus obras se hicieron eco de la angustia y la esperanza de amplios sectores sociales, por encontrar salidas socialistas a una América Latina subyugada por represiones militares.

Durante más de diez años, Mario Benedetti vivió en Cuba, Perú y España como consecuencia de esta represión. Su literatura se hizo formalmente más audaz.

Escribió una novela en verso: El cumpleaños de Juan Ángel, 1971, así como cuentos fantásticos: La muerte y otras sorpresas, 1968. Trató el tema del exilio en la novela Primavera con una esquina rota, 1982.

En 1986 es galardonado con el Premio Cristo Botev de Bulgaria, por sus ensayos y poemas. En 1987 es en Bruselas donde sus logros reciben el Premio Llama de Oro, de Amnistía Internacional, por su novela Primavera con una esquina rota.

En 1989, con la Medalla Haydeé Santamaría, el Consejo de Estado de Cuba reconoce sus méritos.

Publica en 1995: El olvido está lleno de memoria y en 1997: Andamios, autobiográfica.

En 1997 obtiene el título Doctor Honoris Causa de la Universidad de Alicante. En 1999 es galardonado con el VIII Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana.

En 2004 recibe el Premio Etnosur. En el 2005, la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, lo distingue con el XIX Premio Internacional Menéndez Pelayo.

En la actualidad alterna su residencia entre Madrid y Montevideo. Desarrolla una intensa actividad en el periodismo y en recitales poético-musicales junto a intérpretes como Nacha Guevara y Juan Manuel Serrat.

martes, 18 de diciembre de 2007

lunes, 17 de diciembre de 2007

Hace unos momentos...

acabo de enterarme, con beneplácito y emoción por supuesto, de que se me ha otorgado una de las becas del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Hidalgo, en la categoría de Creadores con Trayectoria en la Disciplina de Letras; emisión 2008. Inicia ahora el reto de escribir el poemario cuyo titulo inicial es Fatua Alegórica (nuevas mitologías); proyecto que consta de 20 poemas de largo aliento tomando como pretexto personajes de la mitología (griega, romana, celta y hasta la de las culturas prehispánicas) para hablar de los problemas y personajes que aquejan al mundo en la actualidad. Me siento pues a trabajar en esos versos, no sin antes agradecer a la Comisión Técnica del FOECAH por confiar en mi pluma y a mis detractores por darle fama.

Seguro que al rato, vuelven a ladrar los perros sarnosos.
-

La fuga en aBrace

Quiero agradecerle infinitamente al poeta uruguayo, Roberto Bianchi, haber visitado este blog y recomendarlo en la web de la editorial aBrace –la cual dirige junto con la escritora brasileña, Nina Reis-. Roberto: te debo un abrazo que te daré en La Habana el próximo febrero.
-

Usted preguntará por qué no canto

José Manuel Solá

Naturalmente, es evidente que plagio parcialmente la célebre frase del poema de Benedetti, "Usted preguntará por qué cantamos", trastocándola un poco, pero con la mayor ternura y reverencia hacia el gran poeta uruguayo.

Hace cerca de un año un joven estudiante me hizo la siguiente pregunta sincera y evidentemente sin ánimo de controversia y que no obstante me sacudió y sobresaltó por un instante: "¿Para qué sirve la poesía?"

Con la misma sencillez y naturalidad le pedí que mirara a su alrededor, que contemplara todo. Estábamos en un parque de Buenos Aires. Lo dejé mirar por un buen rato en silencio. Finalmente se volvió a mi y con una media sonrisa me dijo tímidamente: "Ya. ¿Y bien?"

Entonces le pregunté: ¿Para qué sirven las flores? ¿Para qué sirven la brisa, la lluvia, los pájaros, los matices del alba, las orugas, la corteza de los árboles... para qué sirven las palabras, las velas y los mástiles de los veleros, las redes de los pescadores, el bastón de los ancianos, para qué sirve la vida misma...? y otras cosas más que ahora no recuerdo. Como si fuese una asignación escolar o una lección de química, me fue enumerando la utilidad de cada cosa. "Pues todo eso se encuentra en la poesía", le dije finalmente mientras él me miraba algo extrañado.

Sin embargo, la pregunta sincera y sencilla de aquel muchacho me ha perseguido por mucho tiempo. ¿Para qué sirve la poesía? Más terrible que eso: ¿para qué diablos servimos los poetas? Y ha habido ocasiones en que he llegado a responderme, dudando, claro: la poesía, para todo; los poetas... para nada.

A través del tiempo en que vine escribiendo y a medida en que iba conociendo a otros autores, iba abriendo los ojos y descubriendo lo egoístas, lo centrados en sí mismos, que son la mayor parte de los poetas y los artistas. No todos, naturalmente, pues he visto también que cuanto mejor es un artista o un poeta, mayor es su generosidad y su capacidad para ser solidario. Pero, esos son los menos. Obviamente, lo que opté en un momento dado fue dejar de mirar en dirección a los primeros, porque... ¿para qué?, ¿para entristecerme al conocer la miseria de sus espíritus pequeños?

Pero llegó un momento en que dejé de escribir poesía. No puedo precisar el día exacto en que se dio la epifanía que me llevó a ese abandono. Tal vez fueron varios los factores que incidieron en mi ánimo y tal vez hubo uno que actuó como agente catalítico en una decisión que probablemente había tomado hacía tiempo y que sencillamente aún no había descubierto porque se encontraba agazapada en el subconsciente.

Pero veo cuanto ocurre a mi alrededor, es decir, en el planeta y me digo: "y sin embargo, siguen cantando los poetas". Es decir, siguen, sí, cantando, danzando enajenados, enamorados de sí mismos, enamoradísimos -enchulados- de sus propias angustias existenciales a las que morbosamente cantan en noches de plenilunio, en aquelarres vanguardistas o posmodernistas -según sea el caso- mientras se ungen con especias orientales... y cantan para sí mismos porque su propósito no es llegar al corazón o a la sensibilidad del otro sino que se les admire por la genialidad de su incomprensible discurso seudo lírico. Su único compromiso es con sí mismos.

Y el mundo sigue igual. No, no, igual no, perdóneme. Peor. ¡Y me pregunta usted por qué no canto!

jueves, 13 de diciembre de 2007

Hoy inicia La palanca, festival cultural

Recuerdo que cuando llegué a Pachuca proveniente del DF, una de las cosas que más nostalgia me provocaban era el o los movimientos culturales y artísticos en los que participaba o de los que solamente era gustoso espectador. Esa fue la razón por la cual encontrarme con la revista La palanca 1934 me causó una gran alegría; yo acababa de integrarme a la burocracia cultural y en los tiempos muertos (abundantes en un sexenio que estaba por terminar), disfrutaba de la lectura de sus páginas, acariciando el perverso pero secreto sueño de poder participar en ella. La historia de la publicación es mejor narrada por Diego José:


Hace diez años se presentó en la Ciudad de Pachuca la revista La palanca 1934. Proyecto independiente que tuvo una importante acogida, pero que se interrumpió por motivos de autofinanciamiento tras la aparición del número siete en abril de 1999. En esta ocasión, a diez años, quienes iniciamos y llevamos esta idea a la imprenta decidimos replantarnos las cosas y producir un número especial, conmemorando que hace una década tuvimos el atrevimiento de idear un espacio donde confluyeran la literatura y el arte.

Para maayor información consulten el sitio: http://www.lapalancax.blogspot.com/

Mientras tanto les giro la invitaciòn para el evento de hoy y el cartel general.


miércoles, 12 de diciembre de 2007

Pinter vende su memoria documental

El pasado es lo que recuerdas, lo que imaginas recordar, lo que te convences en recordar, o lo que pretendes recordar.
Harold Pinter


EFE


El dramaturgo británico Harold Pinter, ganador del Premio Nobel de Literatura en el 2005, ha vendido su archivo, compuesto por manuscritos y recuerdos, a la Biblioteca Británica por 23 millones 896 mil 650 pesos (1.5 millones de euros).

En el archivo, integrado por más de 150 cajas, hay además copias de correos electrónicos, cartas, fotografías y detalles de la vida de este dramaturgo, poeta, guionista, actor, director y activista político nacido hace 77 años, informa hoy The Daily Telegraph.

Entre otras cosas hay cartas del escritor irlandés Samuel Beckett, un intercambio de correspondencia con el poeta Philip Larkin y el borrador de sus memorias de juventud no publicadas The Queen Of All The Fairies (La reina de todas las hadas).

La venta de su archivo impedirá que la colección pueda ser vendida al extranjero.

The Daily Telegraph señala que la importante labor de Pinter en el teatro y el cine de posguerra está documentada en cartas a dramaturgos, personalidades del mundo literario y a actores y directores, como Arthur Miller, John Gielgud o John Osborne.

"Es emocionante para la Biblioteca Británica adquirir un archivo de nuestro dramaturgo vivo más importante", señaló Jamie Andrews, responsable de manuscritos de literatura moderna de esa biblioteca.

La claridad

No había pasado mucho tiempo, tal vez nada. El corazón se aceleraba y ni una luz. Extendí los brazos intentando que el tacto me indicara el camino, pero el vacío era el combustible para el miedo que me crecía por dentro. Una luz hubiese sido suficiente para cegarlo. Me arme de valor. Abrí los ojos.

viernes, 7 de diciembre de 2007

Tren de Bangkok

Surca indolente
la marea de prisas
que van y vienen.

jueves, 6 de diciembre de 2007

Hallazgos

A pesar de que ella era una perdida, yo siempre la encontré desnuda en mi cama.

miércoles, 5 de diciembre de 2007

Encuentros electrónicos alrededor de la figura de los Gelman

He comentado con anterioridad los encuentros ocurridos desde Argentina, Puerto Rico y México en este blog. Hoy se completan con la publicación el día de ayer de un poema escrito por José Manuel Solá, al leer un poema de Marcelo Gelman en el sitio de Gustavo Tissoco. Solá había leído ese poema, había llorado por el destino que sufrió Marcelo, su esposa y su pequeña hija –la cual aun se encontraba en el vientre de su madre-; y había escrito un poema. Ese mismo día había leído en este blog una entrevista con Juan Gelman: ese encuentro nos pareció más que milagroso. Hace apenas unos días José Manuel me envió el poema escrito para Marcelo Gelman, y al día siguiente dábamos cuenta de un nuevo galardón para el poeta Juan Gelman, el Cervantes 2007.

Tal vez, si viviéramos en la misma ciudad, tendríamos la maravillosa costumbre de chocar a la vuelta de alguna esquina.

José Manuel, Gustavo, gracias por los encuentros.

martes, 4 de diciembre de 2007

Perdona mi pobreza

A Marcelo Gelman y María Claudia

Pudieron ser mis hijos,
hijos míos.
Pudieron ser la luz de esta mirada
que ahora se me ahonda en una lágrima.
Pudieron ser la aurora
y sin embargo
yo no los conocí.
Apenas hoy me entero de estas cosas,
tan sólo unos minutos me han bastado
para aprender sus nombres
y sentir el dolor en esta sangre
que me late terrible al concerlos.
¡Quién pudo tanto daño,
con qué manos perversas los hirieron ;
a dónde se llevaron sus cuerpos,
sus ojos como pétalos,
sus manos que sabían de caricias;
en qué tierras se hundió la primavera
de los versos, los besos y los días
que alguna vez soñaron!
¡Quién pudo, Dios, quién pudo...!
Sin embargo, Marcelo, María Claudia,
aquellos que
hicieron lo que hicieron
ya han sido olvidados,
sin embargo, Marcelo, Maria Claudia,
hoy ustedes florecen en todos lados
pues fueron la semilla de la historia
y renacen, renacen de la tierra...
Perdónenme este llanto...

José Manuel Solá

lunes, 3 de diciembre de 2007

La palabra no es cualquier cosa: Jorge Contreras


Soy un hombre que letárgico ha llorado
que ha llorado ásperamente en cada llanto
en cada lagrima.


Con estos versos inicia el primer libro del poeta Tizayuquense Jorge Contreras. Definiéndose a sí mismo, asume con coraje la tormentosa travesía de publicar lo que se escribe. Nacido en 1978, Jorge ha desarrollado una interesante carrera literaria a través de lecturas coactivas, plaquetes, antologías y la promoción de la lectura; ha iniciado su poesía desde la raíz propia del género: la acción.

¿Cómo te inicias en la escritura?
Por necesidad, por desesperación, por vocación -aún cuando no me había dado cuenta-; primero, en aquellos años, estaba de moda el rap, me gustaba, así que quería escribir y bailar el rap, y al tratar de hacer rap, terminé haciendo versos. Fue a los 14 años, que una novia, me dijo poeta, y en realidad, fue como si hubiese escuchado mi nombre; a partir de ese momento escribo con idea poética. Pero fue hasta el 97 que ingresé a mi primer taller de análisis poético. De ahí, mis amigos, Paco de León, Gerardo Castillo, Carlos Camaleón, me inician en diversas lecturas y comienzo a tener una intuición personal para buscar libros especializados sobre el tema, por lo que los verdaderos talleres, los encuentro en la lectura y relectura.

Ese incansable devenir cultural ha tenido como consecuencia natural la publicación de su primer poemario ¿Quién Soy otro sino Tú? El libro, impulsado por Editorial Fridaura, se debate entre tres ejes fundamentales de la poética de Contreras: lo pestilente, la pesadumbre propia del deseo y el destino inexorablemente fatal del poeta. Todas ellas versadas con ingenio y una mano, a todas luces, experimentada en el uso de la pluma.

Mi alegría en coagulos
se disgrea.
Llanto ígneo apagado,
como un puño de mercurio
enardecido de tristeza.

En alguna ocasión, mientras viajábamos juntos de Tizayuca a Pachuca, charlábamos acerca de lo nauseabundo como “leiv motive” de tu obra, ¿puedes hablarme de eso?
No es únicamente lo nauseabundo o escatológico la médula de mi poética, es mi estado espiritual en el que me encuentre, no de anestesiamiento psíquico sino de profundizar sobre las cosas, sobre su numen, su alma. Por otro lado la ablución es un tema que me ha gustado mucho, las iniciaciones, los símbolos, el mito, la magia etc., por lo que el tiempo cosmogónico y el tiempo escatológico se unen. Lo nauseabundo es el contraste de lo pulcro, eros y tánatos en la tensión constante de vida muerte o inmortalidad o la nada como posibles destinos. De hecho, ecribí un manifiesto sobre el tema, en el cual expreso, que el arte es la gran mierda del artista, es decir, el artista alimenta su alma de toda experiencia y esta surge en la obra de arte, que es al final secreción sublime. Como sea, es un debate con lo divino, como lo hizo Job al decirle a Dios, que si hubiese un juez entre ellos, Job ganaría porque es inocente. El argumento es asombroso, pero ocurre, por el estado en el que se encuentra Job, ahí tiene una apreciación sobre lo nauseabundo que ningún otro podría tener en ese momento… Así en la poesía, no se trata de escribir cosas “bonitas” sino cosas reales, de lo real “real” como decía Octavio Paz.

En algunos poemas la pesadumbre propia de como ve el poeta éste mundo está acompañada de la condena a la desaparición o la muerte, ¿para ti cuál es el destino del poeta y la poesía?
Pienso que el poeta tiene el destino de darse cuenta de las cosas, de la naturaleza de las cosas, y en eso está su pena, pues el destino tiene que ver con la desilusión, desvanece la ilusión, pero al mismo tiempo, hace magia. Sus destinos son misteriosos, pero debe ser obediente a los dictados del alma. Por otro lado, el destino de la poesía, es develar secretos, crear en el sentido divino de la palabra. Como dice mi amigo Paco de León, “en el principio era el poeta y dijo, hágase dios y en él el universo”. Quizá ese destino no ha cambiado mucho, sólo que los escenarios son distintos, o es tal vez la forma en que nos acercamos a él. De algún modo el Internet es ahora un nuevo territorio y en ese sentido, el destino es más favorable que en otros tiempos, pues basta un instante en una máquina para publicar o hacer público un poema, es decir que el poeta puede ir creando su propia comunidad lectora, sin tener que recorrer grandes distancias físicamente, un instante basta y lo conoce un grupo de personas en todo el mundo.

A veces quiero escribir poemas con más optimismo, sin tanto dolor, y tengo algunos, pero si hay esos temas en mis poemas es porque así me ha tratado la vida o las mujeres (risas), la muerte es también simbólica, de ahí que una de mis palabras favoritas sea la metempsicosis, que tiene que ver con la trasmigración del alma o inmortalidad de ella.

Recuerdo un a voz
en esta árida boca.

Surges con exacta sincronía que el recuerdo
mas no hay luz en tu piel que abrace.
La memoria es infiel
trae reminiscencias de cosas que no pasaron.


En otros poemas se nota ese deseo de conversación a través de cartas con tus musas u otras poetísas –que terminan siendo también tus musas-, ¿cómo ha sido para ti esa experiencia?
Para mí ha sido una experiencia sumamente poderosa, casi mortal, salí muy herido, la palabra no es cualquier cosa, lo sabes. La poesía tiene un poder tremendo. Lo mejor de todo eso, fue que el lenguaje poético era destinado para una mujer que comprende muy bien la poesía, por lo que no me puse límites en hermetismos o figuras más elaboradas. Aún así, siempre pienso en otros lectores más amables, pero fue un gran aliciente para crear un código entre ella y yo, y que el lector experimentado, podrá compartir nuestros secretos, por eso el libro se iba a llamar originalmente “Debate con la musa”; aun no me salvo, sigo debatiendo secretamente con ella. Basta una señal de humo para que surjan telegrafías poéticas o lo que sea.

Lo cierto viene de queien lo dice
la musa invoca al poeta en su belleza
y debaten a solas, el enlace de palabras.

Influenciado por Gilberto Owen, Octavio Paz, Jorge Enrique Adoum, Erika Joung y Charles Bukowski; la presencia de reminiscencias a textos sagrados como el Rig Veda y la Biblia salpican por doquier las páginas del letrario en cuestión; un libro digno de leerse y sufrirse; si el lector asume la reflexión del mundo y las cosas que lo habitan.

Soñé con un jardín secreto sagrado regado por la luna, como mi semen bañando tu sexo, ablucionandolo del mundo ¿y ahora que va a pasar?

Incluyes prosa poética, ¿cómo danzar entre la poesía de verso libre y la prosa poética, sin tropezar?
Con el canto de las musas. A los colegas a veces se preocupan mucho por el qué dirán, la crítica maliciosa de los que creen saber, pero el artista, como le escuché una vez decir a Cipactlibles, es un dador de permisos. ¿Quién tropieza, el lector, el crítico o el escritor? No me preocupa, aunque me han comentado muy diversas cosas, generalmente los escritores me dicen que hubiese realizado otro libro para la prosa y cosas así. Por otro lado los lectores, algunos eligen algún textos en prosa como su favorito y me comentan las veces que lo han leído, lo mismo con el verso blanco; o también sucede que se aprenden poemas de memoria, sabes que eso es uno de los más grandes regalos.

Hay libros que me encantan, y hay libros que no, algunos de ellos, van de la poesía a la prosa, también el tamaño es otro conflicto con algunos amigos, otros hubiesen querido una portada negra y otros morada, por dar un ejemplo. Lo importante para mí en este caso es contar una historia, no ser artificioso, ser honesto con mi palabra y la forma en que la escribo, y si llegase a tropezar, no me preocupa, todavía hay poemas que voy a reescribir para una segunda edición, por otro lado, así tenía que salir este libro, pues los poemas ya me dolían en los huesos, ya no podía verlos sin sufrir… así que el publicarlos, con todo y la prosa, fue un verdadero respiro.

La portada del libro recrea un óleo de Manuel bueno H. y contiene en su interior cuatro ilustracionas a color; tres del talentoso artista plástico pachuquense Eddy Salgado y una más del propio poeta. Un total de 64 poemas y seis prosas poéticas, nos muestran un honesto trabajo que le gangan un lugar importante a Contreras dentro de la literatura hidalguense contemporánea.

¿Que opinas del movimiento literario de Hidalgo?
Creo que hay diversos movimientos, y también pienso que hay muchas ganas de hacer cosas, pero poca calidad en algunos casos, sobre todo el de las revistas, claro hay excepciones, porque ya cuentan con una mayor experiencia y recursos, pero aun así hay que seguir apoyando a los que tienen ganas de hacer cosas.

Los poetas mayores a los 50 años, siguen haciendo cosas, y han quedado un poco al margen, con contadas excepciones, creo que ahí hay que diseñar algo, pues tienen mucho que contarnos de su lucha, otro grupo, son los poetas magisteriales, los profesores y que han aprovechado un sin número de cursos, becas, recordemos que los maestros se la pasan más en cursos que dando clases, pero en fin, hay muy buenos poetas entre ellos, pero también, ahí se encuentra la poesía, de algún modo, con mayor artificio, es decir, hecha a través de técnicas o juegos, pero bien hecha, no toda. Otra grupo es la huasteca, ahí están más separados, pero es honesta, poemas como los de Velia Rangel o Antonio Hernández, en el caso de Antonio, joven poeta y amigo, el me lo ha expresado, siente que le faltan recursos teóricos, lecturas etc., sin embargo tiene una vena poética impresionante; Tulancingo es otro caso, pues es quizá el municipio con más grupos y movimientos, fuerzas distintas que provocan tensiones, pero al final, saludables, pues hay producción; en el caso del valle del mezquital hay buena parte de escritores fuera del estado, otros en las universidades, y los que quedan, les gusta el claustro, salen poco, pero trabajan mucho; y Pachuca, en Pachuca casi todo es clan y pose, o partidos políticos -siendo amable-, en Pachuca los grupos se pueden identificar por periodistas, por curriculum, cafés, peñas, etc., hay muchos grupos desde adolescentes, obreros en fin, he conocido mucha gente que escribe desafortunadamente casi todos los talleres que existen, cobran, y no todos tiene esa posibilidad, o incluso de viajar a Pachuca, donde se concentra casi todo. Otro grupo es quizá los que van a todos los eventos, unos cuantos no se llevan, pero en lo importante, en la literatura, hay cosas muy buenas, de todos, me he dado cuenta que mucha gente es “experto” y hace críticas muy fuertes, pero los he cachado en la farsa, a algunos, pero en fin. También he visto desde hace siete años, a muchos y el progreso constante, muchas veces, fomentado por las becas e influencias, pero al final, se nota un progreso.

En Tizayuca, lo mismo que en otros municipios como Tepeapulco, entre otros, nos conocemos, y lo más que hacemos juntos es charlar como buenos amigos cada que se puede, por cierto, muchas veces por el Messenger, cada uno está haciendo sus cosas, importantes, cuento, novela, poemas, cine, algunos casi no viajan para Pachuca, se mueven más en el DF, la verdad dan ganas de emigrar, faltan estímulos.
¿Qué sigue en tu obra?
Un cortometraje en colaboración con Paco Gallardo a partir de una historia que escribí; otro libro de poemas, “Poemas del candor” que son poemas que escribí hace diez años, Un programa de radio por Internet en que doy lectura a poemas de diversos poetas así como cursos y talleres que he estado dando.

Quién soy otro
si al jurarte me juré
desangrándome la saliva
que epacta noche luz y noche en un beso.

Aquí
donde se encuentran
huesos y seos juntos
donde damos inicio al polvo germen
donde sangre y ensueño
hablan nuestra voz.


Ilustración final: Guatemala Candy Son (fragmento) de Eddy Salgado.

domingo, 2 de diciembre de 2007

sábado, 1 de diciembre de 2007

Tengo...

la inquietante corazonada de que viene la calma.

jueves, 29 de noviembre de 2007

Juan Gelman gana el Premio Cervantes 2007

Gana el poeta argentino el premio considerado como el más importante de la literatura hispana concedido por el Ministerio de Cultura de España.

Gelman, de 77 años, es el poeta argentino más premiado de su generación, la de los años 60-70, y ha recibido el Premio Nacional de Poesía argentino, el de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo, el Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda y el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana.

Maestro, Felicidades.

La 'Crucifixión' según Lorca

El País

El largo viaje del manuscrito de uno de los poemas más queridos por su autor, e incluido en 'Poeta en Nueva York', finaliza en una sala de subastas londinense

El día en que Federico García Lorca emborronó un papel con los versos de Crucifixión, supo que le habían alumbrado todas las musas. Fue en Nueva York, abrumado por las "vacas con tetas llenas de perdigones" y por "temblorosos ríos de polilla", oliéndose quizás con esas imágenes el cataclismo del crack del 29, que se produjo tan sólo seis días después de fecharlo, el 24 de octubre. Esa única copia se la regaló a su amigo Miguel Benítez y no volvió a recuperarla. Mañana se subasta en el Sotheby's de Londres a un precio inicial que oscila entre 20.000 y 30.000 libras (27.793 y 41.689 euros). La Fundación García Lorca y el Ministerio de Cultura pujarán.

La historia de Crucifixión es la historia de una pérdida nada deseada. Como no apareció hasta después de su muerte, los expertos no sabían bien dónde encajaba dentro de Poeta en Nueva York. Lorca lo deja muy claro en el manuscrito que le entrega a José Bergamín pocos días antes de morir y que también fue un misterio para los estudiosos durante años porque el propio Bergamín no quiso entrar en polémicas.

En la copia del borrador que el poeta dejó sobre la mesa de su amigo editor, la indicación es muy clara. Lo incluye en la parte VII, titulada Vuelta a la ciudad, en la que anota: "Crucifixión y hay que pedir el original a D. Miguel Benítez".

Él mismo se lo reclamó antes, con dos cartas que también se subastan. En ellas resaltaba la importancia del poema: "Queridísimo Miguel. Estoy poniendo a máquina mi libro de Nueva York para darlo a la prensa el próximo mes de octubre; te ruego encarecidamente me mandes a vuelta de correo el poema Crucifixión puesto que tú eres el único que lo tienes y yo me quedé sin copia. Desde luego irá en el libro dedicado a ti. Por primera vez en mi vida dicto una carta que está escrita por mi secretario. Miguel, ten la bondad de ser bueno y mandarme ese poema, porque es de los mejores que llevará el libro".

No hubo respuesta, ni a esta ni a la carta posterior. Después del asesinato de Federico, el 18 de agosto de 1936, nadie supo más. Las primeras ediciones de Poeta en Nueva York en 1940 no lo incluyen. Ni la de Norton, en Estados Unidos, ni la de Séneca, en México. Es en 1950 cuando el poeta Agustín Millares lo publica junto a las dos cartas en la revista Planas de poesía.

A partir de entonces, la familia Millares se hace cargo del manuscrito que hoy sale a subasta. Según los propietarios, herederos de Agustín Millares, han decidido dar el paso porque su estado de conservación "corría riesgos". También aseguran que previamente se pusieron en contacto con la Fundación García Lorca y con la Biblioteca Nacional por si lo querían, pero que no recibieron respuestas.

Laura García Lorca cuenta que los contactos se produjeron cuando ella no era responsable de la Fundación. También lo confirman en el Ministerio de Cultura, donde efectivamente confirman que hubo un ofrecimiento a la Biblioteca Nacional en época de Carmen Calvo. Rogelio Blanco, director general del Libro entonces y ahora, cuenta su versión: "Efectivamente nos lo ofrecieron, pero por una cantidad cuatro veces más elevada que la que sale mañana en la subasta". La cifra les pareció desorbitada. Ahora acudirán a la puja e intentarán conseguirlo "a un precio razonable".

Lorca pensaba que Crucifixión era fundamental para el libro, y aún con sus bendiciones, el poema se ha visto envuelto en un halo de misterio, muy acorde con todo lo que es Poeta en Nueva York. Su aspecto original, con las cuartillas ya carcomidas por el paso del tiempo, le convierten en todo un objeto de deseo para el mundo lorquiano.
-
Abajo, el poema en cuestiòn (ACh).

Crucifixión

Federico García Lorca

La luna pudo detenerse al fin por la curva blanquísima de los caballos.
Un rayo de luz violenta que se escapaba de la herida
proyectó en el cielo el instante de la circuncisión de un niño muerto.

La sangre bajaba por el monte y los ángeles la buscaban,
pero los cálices eran de viento y al fin llenaba los zapatos.
Cojos perros fumaban sus pipas y un olor de cuero caliente
ponía grises los labios redondos de los que vomitaban en las esquinas.
Y llegaban largos alaridos por el Sur de la noche seca.
Era que la luna quemaba con sus bujías el falo de los caballos.
Un sastre especialista en púrpura
había encerrado a tres santas mujeres
y les enseñaba una calavera por los vidrios de la ventana.
Las tres en el arrabal rodeaban a un camello blanco,
que lloraba porque al alba
tenía que pasar sin remedio por el ojo de una aguja.
¡Oh cruz! ¡Oh clavos! ¡Oh espina!
¡Oh espina clavada en el hueso hasta que se oxíden los planetas!
Como nadie volvía la cabeza, el cielo pudo desnudarse.
Entonces se oyó la gran voz y los fariseos dijeron:
Esa maldita vaca tiene las tetas llenas de leche.
La muchedumbre cerraba las puertas
y la lluvia bajaba por las calles decidida a mojar el corazón
mientras la tarde se puso turbia de latidos y leñadores
y la oscura ciudad agonizaba bajo el martillo de los carpinteros.

Esa maldita vaca
tiene las tetas llenas de perdigones,
dijeron los fariseos.
Pero la sangre mojó sus pies y los espíritus inmundos
estrellaban ampollas de lagunas sobre las paredes del templo.
Se supo el momento preciso de la salvación de nuestra vida.
Porque la luna lavó con agua
las quemaduras de los caballos
y no la niña viva que callaron en la arena.
Entonces salieron los fríos cantando sus canciones
y las ranas encendieron sus lumbres en la doble orilla del rio.
Esa maldita vaca, maldita, maldita, maldita
no nos dejará dormir, dijeron los fariseos,
y se alejaron a sus casas por el tumulto de la calle
dando empujones a los borrachos y escupiendo sal de los sacrificios
mientras la sangre los seguía con un balido de cordero.

Fue entonces
y la tierra despertó arrojando temblorosos ríos de polilla.
-
18 de Octubre de 1929. New York.

miércoles, 28 de noviembre de 2007

Se presentó la novela "Suspiro Azul" de Sandra Becerril

César Montes

El pasado sábado 24 se presentó en conocido café del sur de la Ciudad de México, la tercera novela de la joven escritora Sandra Becerril Robledo, titulada Suspiro Azul, y publicada en la Colección La Tanda, del Colectivo Artístico Morelia A. C., que ha tenido una positiva respuesta.

En esta su nueva novela, nos muestra a personajes humanos, con sus vicios, defectos y, por qué no, con sus demonios. Hay un buen manejo de los tiempos, un uso bien logrado del flash back, abordando el tema del amor y todo lo que conlleva como la seducción, el apasionamiento, con un toque fino de erotismo, en un entramado que lleva como historia paralela un caso policiaco, enriquecida con algún toque de humor que nos salta de pronto, así como matices que resultan poéticos.

La obra arranca con un párrafo bien definido de un narrador en segunda persona, y párrafos intercalados que parecieran la conciencia de los personajes o, de cada quien, pero sin duda exigiendo la atención del lector.

El amor en todos los planos: arrebatado, sensual, obsesivo, imposible.

El misterio, y el que la historia no se vende desde el principio con un buen grado de tensión que hacen que la obra nos atrape. La información se da de forma racionada y bien convenida. La historia también nos depara sorpresas y los personajes sufren también adversidades y contratiempos que causan conmoción en el lector que toma o no partido, según sea el caso, por el personaje.

Los sentimientos, las sensaciones y los momentos que vive el ser humano en cada momento de su vida, contados a partir de una historia de pronto increíble y poco común: un seminario, un par de sacerdotes y el cuestionamiento de la moral de uno de ellos. Un asesino en serie y su hermosa hija dispuesta a todo por conseguir lo que se proponga que también sufre un vuelco, como todos, en la vida.

Una historia que nos mantiene con interés de principio a fin y que se vive al lado de los personajes.

Suspiro Azul se presentará el último día de las actividades de la Feria Internacional del Libro que se lleva a cabo en este momento en Guadalajara, el próximo sábado 1 de diciembre a las 16 horas.

lunes, 26 de noviembre de 2007

De la desnudez y otros deseos

(Guión cinematográfico para cortometraje)
Abraham Chinchillas
Basado en el cuento Conversa de Mario Benedetti.



Sobre la pantalla en negro, y mientras crece el sonido habitual de un restaurante, aparecen los caracteres del titulo.

1. INTERIOR. RESTAURANTE. DÍA. 1.
En la barra se observa a una mujer. Es joven pero no adolescente. Se encuentra leyendo una revista mientras toma un café. Alejandro es un joven delgado, con barba y aspecto amable.

ALEJANDRO
Perdón. ¿Puedo sentarme aquí, contigo, a terminar esta cerveza?

ESTELA
Si, Claro.

ALEJANDRO
Mi nombre es Alejandro.

ESTELA
Ah.

ALEJANDRO
Alejandro Barquero.

ESTELA
Esta bien. Yo soy Estela.

ALEJANDRO
Estaba en el otro extremo del café. No sé. Te vi tan sola.

ESTELA
Me gusta estar sola.

ALEJANDRO
¿Siempre?

ESTELA
No, siempre no. Hay días. ¿No te pasa que de pronto te vienen ganas de hacer balance contigo mismo?

ALEJANDRO
A veces. Pero por lo general de noche. Mi problema es que padezco de insomnio.

2. INTERIOR. DEPARTAMENTO. NOCHE. 2.
Alejandro mira la televisión en pijama con cada de desvelo. La conversación se escucha en off.

ESTELA
De noche prefiero dormir.

3.INTERIOR. DEPARTAMENTO.NOCHE. 3.
Una pareja entra intempestivamente a un departamento. Él la carga mientras ella enreda sus piernas al cuerpo de él. Se besan con pasión. La Mujer es Estela. La conversación se escucha en off.


ALEJANDRO
Yo también. Pero no siempre puedo.

4. INTERIOR. RESTAURANTE. DÍA. 4.
La conversación continúa.


ESTELA
¿Mala conciencia?

ALEJANDRO
No. ¿Acaso tengo aspecto de delincuente o de violador?
ESTELA
De violador, no.
ALEJANDRO
¿De delincuente?
ESTELA
Vaya uno a saber. No hace diez años que nos conocemos, sino apenas hace cinco minutos.

ALEJANDRO
¿Siempre estás así, a la defensiva?

ESTELA
Hay que cuidarse.

ALEJANDRO
¿Vienes a menudo a este café?

ESTELA
Dos o tres veces por semana.

ALEJANDRO
¿Trabajas por aquí cerca?

ESTELA
Si el interrogatorio va a continuar de esta manera, exijo la presencia de mi abogado.

ALEJANDRO
¿De esta manera? ¡Qué exagerada! Me gusta que tengas sentido del humor.

ESTELA
Y tú ¿qué haces?

ALEJANDRO
Traduzco.

ESTELA
¿Del inglés?

ALEJANDRO
También del inglés, pero sobre todo del francés y del italiano; y además soy soltero en español.

ESTELA
¿Me hacés confidencias para que yo te haga las mías?

ALEJANDRO
No sabía que la soltería era una confidencia. Más bien creía que era un estado civil.

ESTELA
Yo no soy soltera, estoy separada.

ALEJANDRO
¿Y que tal?

ESTELA
¿Qué tal qué?

ALEJANDRO
¿Cómo te sientes en tu nuevo estado?

ESTELA
No tan nuevo, hace un año que me separé. Ahora ya me acostumbré, pero al principio fue duro.

ALEJANDRO
No te pregunto si vives sola, porque vas a pegar el grito en el cielo.

ESTELA
¿Por qué? Por supuesto que vivo sola.

ALEJANDRO
¿Y tu familia?

ESTELA
Me queda poca. Mi Mamá vive en Brasil, con mi hermano. A mi Papá le dio un infarto. Tengo una hermana, casada con un gringo, que reside en Los Ángeles. Y se acabó.

ALEJANDRO
¿Qué hora tienes?

ESTELA
La seis y veinte.

ALEJANDRO
Caramba. Tenía que estar a las seis en el Centro, pero no importa. Total, ya no llego. Ni siquiera en taxi. Lo que pasa es que mi reloj está perezoso. ¿Ves que marca las cinco y diez? Además, no he perdido el tiempo. Me dio gusto conocerte.

ESTELA
¿Conocerme? Mucho no hemos hablado.

ALEJANDRO
Lo suficiente. Y una relación no sólo se construye con palabras. También hablan los ojos ¿no?

ESTELA
Ajá. ¿Y se puede saber que te dijeron mis ojos?

ALEJANDRO
No, es confidencial.

ESTELA
Te gusta el misterio ¿eh?

ALEJANDRO
Me gusta pasarla bien.

ESTELA
A costa de esta servidora.

ALEJANDRO
¿Se puede saber cuantos años tienes?

ESTELA
No se puede.

ALEJANDRO
Representas veintitrés.

ESTELA
Frió, frió.

ALEJANDRO
Yo tengo veinticinco.

ESTELA
Pues representas veinticuatro y medio.

ALEJANDRO
Esta vez te haré una pregunta que requiere una respuesta franca.

ESTELA
Venga.

ALEJANDRO
¿Te caigo bien?

ESTELA
¿En que sentido?

ALEJANDRO
Vertical, horizontal, el que prefieras.

ESTELA
Digamos que sí. Aunque no sé por qué.

ALEJANDRO
¿Te lo explico?

ESTELA
No, por favor. No soporto la vanidad masculina cuando se desata espontáneamente.

ALEJANDRO
¿No te parece como si nos conociéramos desde hace años?

ESTELA
¿No te suena esa pregunta como de telenovela barata?

ALEJANDRO
Contéstame. ¿Te parece o no te parece?

ESTELA
¿Años? No. Me parece como si nos conociéramos desde hace diecisiete minutos.

ALEJANDRO
¿Alguien te dijo alguna vez que irradias una simpatía tan fuerte que a uno lo marea?

ESTELA
Bueno, una vez un muchacho me dijo que mi simpatía lo emborrachaba.

ALEJANDRO
¿Ves? Es así nomás. Y fíjate que ni siquiera te he tocado una mano.

ESTELA
Ni te atrevas.

ALEJANDRO
¿No me das permiso?

ESTELA
Claro que no. Apenas y autorizo a mi mano a tocar la tuya.

ALEJANDRO
Órale.

ESTELA
Tienes una piel suave. Interesante. Se ve que nunca fuiste obrero.

ALEJANDRO
¿Y esta cicatriz en la muñeca?

5. INTERIOR. BAÑO. DÍA. 5.
Estela esta en la tina desmayada, del agua sobresale su brazo gotenado sangre. Al fondo se ve la puerta que es forzada por un grupo de gente que entra al cuarto de baño y la sacan de la tina. La conversación se escucha en off.


ESTELA
Ah sí. Con ese detalle ya lo sabés todo de esta joven marquesa. Hace dos años intenté matarme.

ALEJANDRO
¿Y que pasó?

ESTELA
Me salvaron. Una vecinas. Hicieron bien. Estoy contenta de seguir vivata y coleando.

ALEJANDRO
¿Mal de amores?

6. INTERIOR. RESTAURANTE. DÍA. 6.
La conversación continúa.


ESTELA
No. Más bien falta de amores, vacío de amores.

ALEJANDRO
¿Droga quizá?

ESTELA
Nada de eso. Ni siquiera fumo. Casi no tomo alcohol. ¿Tú nunca quisiste suicidarte?

ALEJANDRO
Me faltan güevos para tomar una decisión tan laboriosa.

ESTELA
Ya me dijiste que eres soltero es español. Pero ¿tienes mujer, compañera, amante o noviecita?

ALEJANDRO
Nada, mi niña. Llevo tres meses y medio de virginidad sabática.

ESTELA
Entonces voy a hacerte una confesión que confío aprecies en toda su buena fe.

ALEJANDRO
Así será.

ESTELA
Y en toda su inocencia.

ALEJANDRO
Soy todo orejas.

ESTELA
Quizá te parezca extraño, pero tengo ganas de verte desnudo.

Corte directo a negros, entra música (coros finales de Escribiéndole del Señor González y los Cuates de la Chamba). Créditos.

viernes, 23 de noviembre de 2007

Princesa Maya

Llegué temprano a la Ciudad de México. Para no morir de aburrimiento antes de la presentación del libro de un amigo concerté una cita para comer con un antiguo amor. Todo parecía indicar que entre mojitos las disculpas por el pasado serían infalibles y llegaríaa a buen puerto nuestra amistad. No fue así. La culpable fue mi falta de memoria. No recordaba lo hermosa que era, ni que la brevedad de su cintura era inversamente proporcional al confort que me proporcionaba llevarla por la calle. Después del mojito numero 12 la charla se turno más calida. Ella regreso del baño, se sentó en mis piernas y me besó. Más tarde, a la orilla de un puente peatonal, me saltó encima y no tuve más remedio que tirarla en las sabanas de un hotel de paso. La amé de cuerpo entero y a plazo fijo. Jamás de mi boca escurrieron tantos besos y gotearon tantas caricias de mis manos. Moribundo entre sus pierna, concilié el sueño cuando amanecía. Desperté con un dolor en la cabeza, era la resaca. Otro dolor en el pecho, ella se había ido.

Una fotografìa habla más...

Ayer por la tarde, César Espino me obsequió un paquete de fotografías de la lectura que realicé en la comunidad de San Juan Tilcuautla el pasado viernes. Como he comentado en este espacio, la velada resultó más que agradable por lo que quiero compartir con ustedes algunas de esas tomas:

Entrevista en el programa de televisión AcercaTV para promocionar la presentación.


Con las cuatro conductoras del programa mencionado: Mónica, Karina, Betzabe y Erika; y el productor Javier Calva; ah, y un niño huapanguero de Jacala que se atravesó.

Durante la lectura en San juan Tilcuautla



Con algunos de los asistentes a la presentación, partiendo un pastel de cajeta y bebiendo champurrado.

jueves, 22 de noviembre de 2007

La poesía nace con el hombre

Gabriel Impaglione

¿Sirve la poesía en el tercer milenio? ¿Sirve el tercer milenio? ¿Sirve el hombre en el tercer milenio? ¿Para qué o para quien o a quien sirve el hombre? Sin el hombre, qué harán los Mercados, tan celosos de las pequeñas perturbaciones del aire y los geranios.

¿Sirven las ideas en el tercer milenio? ¿Qué ideas, las ideas de quienes sirven en el tercer milenio? En el caso que sirvan los hombres, estos tienen la terrible costumbre de forjar ideas, y las ideas que nacen y se forjan, en cierto sentido, en determinados rumbos, claro, son siempre peligrosas... los dioses del marketing y sus empleados hacen lo imposible para que las ideas estén todas en sus jaulitas, o en los umbrales del nuncajamás, como es debido. Pero qué sucedería si de pronto el Olimpo del Marketing fuese burlado por la salvaje, monstruosa, maloliente, pornográfica, atea, comunista, homosexual, inmigrante, clandestina, pobre y hambrienta, incendiaria y tierna poesía?

¿Sirve el amor en el tercer milenio?

¿Pregunta alternativa: sirven las armas? ¿De qué vale un misil de largo alcance? ¿En qué cosa es útil un tirano en el tercer milenio? ¿Para qué le sirve a la gente un idiota útil encaramado en el Gran Poder Central? ¿El Gran Poder Central en el tercer milenio sirve para algo? ¿Ha servido para algo alguna vez?

¿Cuál es el verdadero valor de la fórmula tener y tener y tener más, en el tercer milenio? ¿El “esto-es-mío” de los dueños del mundo es más importante que un manojo de versos en la calle?
¿Es que los tanques, que parecen ser tan importantes también en el tercer milenio, son los que distribuyen amor en el planeta?

Los binoculares infrarrojos de los marines no están hechos para ver el vuelo de la mariposa sobre las lavandas en flor, para estas cosas de la vida se necesitan ojos y cierto diálogo interior que amanece con la palabra. Pero parecen ser más útiles los binoculares. Los diarios hablan de ellos con mayor énfasis que de la poesía. Inclusive, de las mariposas sobre la lavanda, a excepción de poetas y algunas tías cuidadosas del jardín, no habla nadie.

¿Qué tipo de comunión establece con la vida un cañón, en el tercer milenio?

¿Pocos quieren escuchar – se permiten escuchar- a los poetas, las mayorías prefieren el telenoticiero central, más de lo mismo de lo de siempre. Más para seguir siendo menos, más de lo mismo para ahondar el gran vacío de un nuevo siglo ganado por la apatía, la superficialidad, el no me importa, el individualismo del consumo. ¿Sirven los telenoticieros en el tercer milenio?
La poesía sirve para entender que la luna cabe en una mano.

La poesía es el signo de interrogación más elocuente.

La poesía sirve para mirar el horizonte. También para ver donde se camina. Para encontrar la puerta de salida y de entrada. Digo, para encontrar y encontrarse. A veces es como una llave: una llave sirve para abrir puertas, cajones, baúles, armarios, candados, jaulas y perímetros blindados... una llave es la poesía, a veces. ¿Sirven las llaves en el tercer milenio?

La poesía es subversión, guerrilla, el mal que viene del otro lado a morderle los tobillos al bien instaurado en la cima. Digo la Poesía, aquella brutal caricia del amor que no se mete en los salones de las lentejuelas.

La poesía es expresión consciente de la realidad en su belleza y en su dramaticidad y no es posible sin el compromiso del hombre con esa realidad y con el futuro. ¿De qué sirve el futuro en el tercer milenio?

La poesía es el palmo de tierra donde fracasan los imbéciles, los banales, los mercaderes de todas las cosas. Se puede hablar de poesía revolucionaria, de poesía en lucha, de poesía social, no se puede hablar de poesía mercantil, poesía de la bolsa de valores, poesía capitalista. No se puede hablar de mercado para la poesía, porque la poesía no acepta mercados. La poesía respira en cada ser humano que la respira. Para los mercados jamás existirá la gente, solo se entiende con clientes. ¿Sirven los mercados de lectores en el tercer milenio? ¿Qué es un mercado lector?

¿Se vende la poesía?

La poesía nace con el hombre: el primer nombre de la primera cosa que encontró el hombre en su camino nació de una metáfora. La metáfora es poesía. La poesía es el primer arte, la primera gran maravilla del hombre, la revelación original.

Tiranos y usureros y otros residuos de esta especie no han podido con ella; con la Poesía. ¿Sirve la libertad en el tercer milenio?

La poesía es en infinidad de casos el único ejemplo concreto de justicia para millones de personas. ¿De qué sirve la justicia en el tercer milenio?

La poesía como la piedra sirve para decir basta.

La poesía lleva a la tierra prometida, y la tierra prometida es sencillamente eso: la tierra prometida. ¿La tierra prometida queda en el tercer milenio?

La poesía no es el pensamiento político correcto.

Es la belleza y también la más cruel de las imágenes de la barbarie. En ambas busca la esencia del hombre, y nos advierte.

¿Para qué sirve la realidad en el tercer milenio?

La poesía crea y recrea, inclusive a los dioses. Inventa y reinventa máquinas, planetas y animales fabulosos, ángulos perdidos, luces que no se terminan, nuevas rosas de los vientos.

La poesía Emociona.

La poesía es el niño que le dice al rey: Usted va desnudo

La poesía no es la Sissi de los salones, es una muchacha cualquiera de un pueblo cualquiera, sin tiempo y sin medida... a la poesía no le caen bien las reverencias, ni los sarcasmos detrás del abanico... ni las pelucas entalcadas, los corsets, los espejitos de responder ustedeslamásbella. La poesía asiste a los bailes de máscaras sólo para mostrar el rostro descubierto.

La poesía sirve para inventar la rueda cuando tenemos necesidad de una rueda. ¿Sirve la rueda en el tercer milenio?

miércoles, 21 de noviembre de 2007

martes, 20 de noviembre de 2007

Aforismo sin carrilleras

Lo único malo de la Revolución Mexicana es que ha re-evolucionado a la mexicana.

lunes, 19 de noviembre de 2007

“Las musas…

son todas unas putas para las que nunca nos alcanza el salario”.

El poeta burócrata

domingo, 18 de noviembre de 2007

Agua caliente

La publicidad del motel mentía, salí de allí con un resfriado.

sábado, 17 de noviembre de 2007

Notas para un viernes por semana

El día de ayer tuve la suerte de compartir mi poesía en una lectura organizada por el movimiento cultural de San Juan Titlcuautla. Por primera vez pude hacer un recorrido muy libre por mis poemas publicados en tres libros y media docena de antologías. El evento se realizó en el auditorio de la comunidad y la noche de tal manera precisa para le acto poético que deseo esbozar los siguientes agradecimientos:

A César Espino, no solamente por haberme invitado, sino por su perseverancia y ahínco para la promoción y realización del evento. También por el bellisimo reconocimeinto que me preparó

A su esposa por haber vuelto del DF tan rápido y acompañarnos a escuchar poesía.

Al Dr. Agustín Sosa Castelán, por reencontrarnos y escuchar con tanto interés hasta el final.

A las 17 personas que se dieron cita por propio pie y que sonrieron con las anecdotas y reflexionaron con los versos.

A la decena de jóvenes que adquirieron un ejemplar, espero sinceramente que les valga la pena.

A la familia Muñoz, que envió un delicioso champurrado y un pastel de cajeta para chuparse los dedos.

A todos muchas gracias.

viernes, 16 de noviembre de 2007

José Saramogo cumple hoy 85 años

Nacido el 16 de noviembre de 1922 en el seno de una familia humilde en el pueblo de Azinhaga, cerca de Lisboa, Saramago se dedicó a la literatura cuando rondaba los 40 años. Después de abandonar el colegio porque la familia necesitaba dinero, trabajó como cerrajero, mecánico y después como dibujante técnico, funcionario público, empleado en una editorial y periodista.
Abajo un poema para celebrarlo.

Otoño

No es ahora verano, ni me regresan
Los días indiferentes del pasado.
La primavera errada se ha escondido
En un pliegue del tiempo arrugado.
Es todo cuanto tengo, un fruto solo,
Bajo el calor del otoño madurado.

José Saramago

Hay que inculcar tracciones que fomenten la identidad: Octavio Jiménez

Octavio Jiménez, es oriundo de Tepeji del Río y desde el año de 1996 ha desarrollado actividades de promoción y difusión cultural, como presidente del Comité Cultural San Francisco en Tepeji del Río. De entre las actividades que destacan se puede mencionar Exposiciones de Arte Sacro: que muestra el patrimonio artístico de los siglos XVII-XX de Tepeji del Río. De igual forma ha participado en la organización, preservación y promoción de tradiciones como el día de muertos, la navidad, Semana Santa y las Fiestas de Octubre.

¿Cómo te acercas a las letras?
Dos instancias me acercaron a las letras. La primera, fueron las lecturas que tuve a la edad de dieciséis años. Mi padre (+) siempre tuvo en casa libros de muy variados temas. Recuerdo entre ellos Robinson Crusoe, Los Tres Mosqueteros y a Octavio Paz. La otra instancia de mi contacto con la literatura, fue mi amistad con el escritor José Antonio Zambrano. Lo conocí hace ya mas de veinte años y desde entonces he participado en un sin fin de actividades culturales apegadas a las letras. Actualmente tenemos un taller literario titulado “Yo se que tus escribes”. Motivado por estas causas he realizado desde hace diez años trabajos de periodismos cultural, narrativa e investigación histórica; este ultimo, me ha permitido tener una primera publicación titulada "Entre Peñascos, Costumbres, Tradiciones y Patrimonio Cultural de Tepeji de Río".

¿Qué te lleva a escribir?
La necesidad de poder transmitir a otros la forma en como concibió el mundo y los sucesos de vida diaria. Otra veces la necesidad de expresar por medio de un texto mi inconformidad con las formas preestablecidas de la equidad material. El poder compartir con mis paisanos sobre su historia, su patrimonio y su identidad es lo que me llevó a escribir textos con tónica de investigación histórica. Digo esto, por que “Entre Peñascos” esta escrito de una forma sencilla y ágil de tal manera que no necesita de ningún conocimiento previo para poder leerlo; sin que por esta causa el trabajo no haya sido realizado con las metodología propias de la investigación.

Una de sus actividades más importantes durantes los últimos años ha sido el rescate del patrimonio cultural de Tepeji, bajo este programa se han restaurado y rescatado imágenes policromadas, vasos sacros y libros antiguos, ornamentos sacerdotales y pintura mural de los siglos XVI, XVII, XVII y XIX pertenecientes al Ex-Convento de San francisco de Asís de Tepeji del Río. Actualmente trabaja en la conservación y clasificación del archivo parroquial que contiene documentos del acontecer de Tepeji desde 1629 hasta 1875, escrito en náhuatl y otomí. Entre las que se encuentra los libros de fundación e inventarios de las cofradías Novohispanas.
Colabora con artículos relacionados a la historia de Tepeji del Río en los medios impresos locales: "Diálogo Hidalguense", "Revista Propuesta", "Sur de Hidalgo" y "Letra Libre". Uno de los objetivos de su participación en estos medios es la difusión del acontecer de Tepeji desde la época prehispánica hasta nuestros días.

¿Cómo surge este proyecto?
“Entre Peñascos...” no era un proyecto editorial pensado. Desde que iniciamos trabajos de difusión y rescate del patrimonio cultural en el año de 1995 en el exconvento de San Francisco de Asís en Tepeji; empecé publicando en semanarios y revistas locales artículos que daban cuenta de los avances en los trabajos de restauración y conservación de Arte Sacro pertenecientes al convento. Al mismo tiempo empezamos e involucrarnos en las actividades de tradiciones muy arraigadas en Tepeji como la Semana Santa, Navidad, Día de Muertos y las Fiestas de Octubre, difundiéndolas a través de textos en los mismo medios de comunicación. Al paso de los años me di cuneta que tenía mas de doscientas cuartillas de texto sobre estos temas. Agregue otros trabajos relacionados con costumbres del pueblo para conformar un libro que condensaba las costumbres, tradiciones y patrimonio cultural del pueblo de Tepeji. Finalmente con el asesoramiento de los Maestros José Antonio Zambrano y Alberto Aviles Cortes, los sometimos a la convocatorio del PACMYC emisión 2006 y gracias a ello pudimos publicarlo.


Otras actividades literarias que ha desarrollado es la participación con artículos e investigaciones sobre documentos antiguos de Tepeji, costumbre y devoción popular para las revistas estatales “Síntesis de la Monografía de Tepeji del Río”, “Hidalgo a vuelo de Pájaro” y “Realidades”. Es co-organizador del ciclo literario “Lectura y poesía en la Voz de sus autores” que lleva más de 10 año presentado autores de talla nacional e internacional en Tepeji donde presentan sus más recientes publicaciones.

¿Cuál fue tu experiencia al desarrollarlo?
El conocer de cerca a la gente que hace posible que un pueblo preserve sus tradiciones; a la gente que con su trabajo, tiempo y dinero preserva su patrimonio cultural. A las personas que en la intimidad de sus hogares conservan costumbres que les han sido transmitidas de generación en generación. Otra experiencia importante ha sido el poder trabajar con libros y documentos del siglo XVII, XVIII y XIX.

¿Cuál es la importancia de escribir sobre lo regional?
Tanto en Tepeji como en muchos municipios de nuestro estado el constante y desordenado desarrollo urbano cada día amenaza con desaparecer sus fiestas tradicionales y costumbres. Misma suerte empiezan a tener objetos, documentos y edificios que pertenecen al patrimonio cultural de las comunidades. Muchas veces a la autoridades eclesiásticas y civiles les importante muy poco el salvaguardarlas y mucho menos designar presupuestos paras su conservación y difusión. Escribir sobre asuntos regionales, aparte de educar e informar a nuestros conciudadanos nos ayuda a que ellos mismo sean los vigilantes de su patrimonio cultural, fomenten y respeten las tradiciones que en muchos caso les hace únicos. Y por supuesto que en el núcleo familiar inculquen tracciones que les fomenten identidad. Preservar y resguardar el patrimonio cultural de un pueblo es una tarea noble que nos corresponde a todos y cada uno de nosotros, aún falta mucho más por trabajar, descubrir y difundir sobre la grandeza de nuestros pueblos hidalguenses.

Entre Peñascos, Costumbres, Tradiciones y Patrimonio Cultural de Tepeji de Río de Octavio Jiménez, se presenta hoy en la Biblioteca Municipal Nezahualcoyotl de Tepeji del Río, a las 18:00 hrs. Habrá venta y firma de ejemplares. Entrada Libre.

jueves, 15 de noviembre de 2007

Porque lo que genera la vida, es un beat


Apolinar Cruz o de la preservación de la especia poética

Imaginen que el mundo se acaba, se cierra. Imaginen que un meteorito azota al planeta o que el azote de nuestra presencia sobre su faz, asota de tal manera su ecosistema que se sucede un cataclismo que nos lleva al borde de la extinción. Imaginen que ustedes son parte de los pocos sobrevivientes, tal vez uno o dos millones de personas apenas poblando el planeta entero; han quedado solos en esta tierra sin otro congénere. Después que ha pasado la lluvia radioactiva y las tormentas eléctricas, puede salir e iniciar la búsqueda de alguien que también haya sobrevivido a la hecatombe. Imaginen que de pronto, después de caminar durante mese, en el medio del desierto se encuentra a otro individuo de su misma especie. ¿Pueden imaginar el sentimiento que eso desataría?
*
Todo terminó,
el mundo se quedó sin vela
y yo en la intención de vivirte.

Esta tierra
sólo a tientas la camino:
me haces falta
como el palo al ciego.

Los charcos del asfalto
son lágrimas que sembré en la calle.
*
Ese fue el sentimiento cuando conocí a Apolinar Cruz, me lo presentó a principios del año Venancio Neria Candelaría minutos antes de una presentación de uno de mis libros en Tezontepec de Aldama: -Te presento a Apolinar, es poeta-. ¿En esta tierra querida, un poeta que yo no conozca? ¿Otro sobreviviente a la hecatombe de la globalización y la modernidad? Me parecía difícil de creer, sin embargo el alivio se hizo presente. No se crea que mis amigos poetas y escritores no me son suficientes pero el circulo de los hacedores de literatura es tan cerrado que conocer a uno más de la especie resulta siempre grato. Apolinar amablemente me obsequió un ejemplar de su primer libro y la segunda sorpresa fue la editorial que lo auspicia; El Aduanero. La sorpresa iba en aumento. ¿Un poeta de Hidalgo, desconocido para mí y editado en un sello con fama nacional? Vaya si es una sorpresa. Una vez que aquella maravillosa presentación terminó y llegue a casa, pude leer el libro titulado Antes que nos cierren el mundo; el titulo por supuesto es una señal más de que estamos ante un sobreviviente.
*
Así,
tranquilamente te fuiste,
te perdiste con el celaje
en el momento justo;
se evaneció tu piel de tierra lloviznada
cuando mis impulsos estaban maduros.

El mundo se quedó
pendiente,
colgado de las ansias:
murciélago en la cueva
que tejiste en la oscuridad que camino a tientas.
*
Dedicado a la veterinaria como profesión, afincado muchos años en Colombia, ganador de media decena de premios literarios en España, otro en el Valle del Mezquital y de regreso a su tierra natal Mixquiahuala, Apolinar pertenece a una elite de poetas latinoamericanos que han logrado mantenerse alejados de la tentación de publicar sus poemas en la juventud o en los primeros años de la edad adulta. Esto no solamente les permite conservar su arte poético en la privacidad que es la mejor barrica para su añejamiento; sino que además, cuando al fin irrumpen en la escena literaria, les dota de una mirada afilada y perniciosa que solamente da la experiencia. Esta es tal vez la principal virtud de la poesía de Apolinar. La época de su vida en que ha acuñado estos poemas le ha permitido observar y decir de una manera tranquila, sin la prisa común de algunos escritores más jóvenes; degustando a toda calma la naturaleza, los sentimientos y la redondez de un mundo en el que, nos queda claro, le apetece vivir.
*
Tu cuerpo
es el puerto a donde náufrago llegué tras la tormenta;
de seno a seno hay una distancia
donde caben todos los besos de esta boca.

Tu vientre guarda el oleaje de los huracanes
y en tus piernas está el vértice donde vale la vida.
Tus caderas son el principio de los arrecifes,
por eso, me colgaré de los acantilados para
salvarme en ti.
*
Su acento, evidencia de que es un hombre devuelto a esta tierra, le imprime a su poesía una musicalidad característica, nos permite flotar de un poema a otro, danzar de verso en verso con parsimonia y disfrute profundo. Seguramente les parecerá raro escuchar que, a sus 65 años, Apolinar Cruz es uno de los nuevos valores de la poesía hidalguense. Su mirada poco común acerca de esta tierra que nos cobija (mirada cargada de nostalgia y agradecimiento), le imprime a la literatura de Hidalgo un matiz que ninguno de los otros poetas conocidos le ha regalado.
*
Mi pueblo vino de aquel rumbo
donde tiene su nido el trueno.
En los ayates trajimos recuerdos de alguna lluvia,
del arcoiris que sembramos en nuestro prerrimar.

Pisamos, Madre, tu carne de cascajo;
Dios le hizo la piel con metoros, mezquites y cardones;
Nos cortó unas pencas,
Con ellas hicimos nuestra casa.
*

Texto leído el día de ayer en la presentación de Antes que nos cierren el mundo de Apolinar Cruz Gómez, en la preparatoria Sor Juana Inés de la Cruz de Atitalaquia, Hidalgo.

martes, 13 de noviembre de 2007

Del arte metafórico, una charla con Octavio Ocampo


¿Cómo se acerco usted a la pintura?
Desde muy pequeño. Siempre me ha gustado pintar, mis padres me daban colores para dibujar y desde muy pequeño me gustó este estilo de pintura, de hacer varias imágenes a la vez. Primero con soluciones muy sencillas y ahora soluciones más complicadas para hacer este estilo que yo le llamo “metamórfico” porque una imagen se transforma en otra.

El estilo es algo que los artistas siempre están buscando. ¿En que momento de su pintura sintió usted que ya había un estilo?
A los 33 años decidí que me iba a dedicar exclusivamente a la pintura, porque antes estuve haciendo muchos otros oficios dentro del arte. En ese momento me di cuenta de que lo que más me interesaba, que lo que sabía hacer mejor era pintar. En ese momento también me dí cuenta que dentro de mi pintura existía este efecto de varias imágenes en el mismo espacio y decidí que, aunque es difícil el camino, me gusta, me entusiasma mucho; al grado que actualmente pintar una sencilla imagen figurativa me da pereza o se me hace muy simplona.

¿En esa época de penurias cuál es el sentir del artista, hay momento en que se quisiera claudicar, quemarse las naves?
Si y en mi caso yo cambie mucho de oficio. Me dedique mucho tiempo a la escenografía, me dediqué a la actuación, al modelaje, a muchos otros oficios. Pero finalmente, me di cuenta de que lo que se hacer mejor, es pintar.

Una vez que se encuentra el coraje para dedicarse al oficio, para encontrar el estilo, ¿cómo llega usted a este estilo metamórfico, a poder crear varias lecturas de un mismo cuadro?
Me gusta esta cuestión de dobles imágenes que se ven en la misma naturaleza, por poner un ejemplo el Itztlazihuatl es un cerro y a la vez es mujer dormida. Entonces desde chico me gustó esto de hacer este tipo de dobles imágenes y de repente, en lo que pintaba, aparecía mucho esta dualidad de imágenes. Además es algo que siempre percibo, siempre estoy percibiendo como otras dimensiones, me gusta esa dualidad o multiplicidad de la vida, que no es solamente esta vida carnal, terrenal que llevamos, sino que pienso que tenemos otros niveles de vidas.

Esa multiplicidad de imágenes que están en los cuadros, cuando uno los disfruta, parecería que es muy difícil de hacer. ¿Lo es?
Pues en un principio si, pero ya tengo yo un cierto oficio, una cierta manera. Bueno, primero tengo un oficio para pintar, creo; y luego tengo un cierto camino por donde se me van ocurriendo las cosas, se me van ocurriendo diferentes soluciones para ir haciendo diferentes pinturas con varias imágenes a la vez. Voy tratando de que coincidan la línea, el color, el claroscuro, en fin; que coincidan todos estos elementos para hacer varias imágenes.

Ya que se logra esta técnica, ¿cómo se van eligiendo los temas?
En lo que voy viviendo, lo que se me va ocurriendo, lo que me va gustando, en lo que creo, en lo que pienso, lo que siento. Sí, sobre todo lo que voy viviendo.

En algunos casos se vuelven ciertamente como iconos que hemos visto muchas veces, que vemos en muchos lugares en la calle, el poder lograr un icono, ¿cómo lo mueve a usted como artista?
Yo me inspiro en muchos de los iconos que ya tenemos; Jesucristo, a veces son estrellas de cine y últimamente que fui a la india me ha dado por pintar dioses hindúes. He pintado dos budas, en fin. Son cosas que voy aprendiendo, que voy viendo, que me van motivando para hacerlas, recrearlas y así, poder dar a la gente lo mejor que puedo.

En sus obras hay muchas lecturas. ¿Usted que quisiera que la gente apreciara de sus cuadros?
En un mismo cuadro verán varios sentimientos a la vez. A veces son muy duales. Por ejemplo puede sentirse mucha alegría en algunos, en otros hasta temor. Una serie de sentimientos, misticismo, sentimientos de amor, trato de que por lo general sean sentimientos positivos. Pero no nos podemos distanciar de lo negativo que existe en esta vida. Yo siento que si hay mucha dualidad en esta vida. Como en muchas culturas se habla de yin y el yan; del positivo-negativo, sístole-diástole, en fin de toda el movimiento del universo que esta hecho de fuerzas positivas y negativas.

El artista tiene una actividad muy solitaria en el estudio, mientras pasa horas frente al lienzo preparando el cuadro; y de pronto se encuentra en situaciones en la que la gente se le acerca a pedirle un autógrafo, a comentarle su experiencia frente a un cuadro suyo. ¿Le parece que es un rito que hay que cumplir? ¿Le molesta cumplirlo o lo hace con facilidad?
No, no me molesta para nada. Me halaga incluso la mayoría de las ocasiones. Porque si, como dijo, es un oficio muy solitario el de pintor. He estado yo en otros oficios donde participo con mucha gente, como en el teatro, depende uno de muchas personas, depende uno del escritor, del director, de los compañeros actores, del tramoyista, en fin, de todo un personal, en el cine es lo mismo es un trabajo muy de conjunto. Cuando trabajaba en el espectáculo, me divertía mucho el estar entre toda esta gente y el haber estudiado actuación, el haber estado trabajando como actor, me ha ayudado mucho para poder desenvolverme en estas situaciones a pesar de que soy muy tímido. No me molesta, no me molesta, creo que me puedo más o menos desenvolver.

Cuando se siente el aprecio de la gente por la obra de uno, hay algún recuerdo que le llegue a la mente en los primeros trazos, en el primer acercamiento hacia el dibujo, en los años mozos, algo que le recuerde que a lo mejor nunca se imagino el estar en una circunstancia como esta.
Si, pues si tengo muchos recuerdos entre buenos y malos, como decía que si es difícil empezar a vivir de la pintura, si tuve muchas malas experiencias, en que señoras que me encargaban retratos, finalmente no me los querían pagar, entonces me quedaba yo con el retrato; o simplemente se me escabullían los clientes en fin. Y siempre cuando uno esta pequeño siempre tiene las ganas de triunfar, de llegar a ser alguien en la vida y pues si en estos momento me satisface que son como logros, para mi es un logro llegar auna universidad como esta, a un salón tan bien puesto como este, s exponer con tanta gente tan bella, con la autoridades tan amables, entonces pues si, lo siento como un logro y me gusta aunque no soy últimamente tan sociable, tan social, cada vez me voy retrayendo más. Cada vez disfruto más de mi soledad, siento más obligación de estar yo sólo en mi casa pintando que es, pienso, lo que debo de estar haciendo para los demás, más que estar dando últimamente la cara, que ya se está ajando demasiado.

Dice usted una palabra que me llama mucho la atención, la “obligación”, cual es la obligación del pintor, del artista?
Yo creo que el artista tiene una función muy importante en la sociedad y uno la debe de cumplir; a los artistas nos corresponde dar el circo; divertir, dar toda esa serie de enriquecimientos del alma, de los sentimientos y el arte es la base para eso.

lunes, 12 de noviembre de 2007

El hábito espiritual del conocimeinto

Encuentro sumamente interesante el planteamiento de la vida teotérica como una ética, ya que es tal vez el espíritu lo que debe albergar preceptos de actitud hacia la vida. Es más interesante todavía encontrarnos la posibilidad de una filosofía práctica a través de las enseñanzas de Aristóteles en su escuela. Tal vez el primer ejercicio espiritual que replantea intrínsicamente con el ejercicio de la escuela de Aristóteles es la soledad, el renunciar a cualquier cosa material, “Aquel que se consagra al espíritu no depende más que de sí mismo”; por otro lado el uso del intelecto, pues reconocer a este como un rasgo de divinidad en el hombre lo estable como un puente con lo supremo pero tal vez los más emblemáticos sean dos: el cato de contemplación y el gozo que de él se obtiene. Sin lugar a dudas el bienestar espiritual puede obtenerse al contemplar una obra de arte y si las obras naturales se representan como el arte de un Dios, su contemplación permitirá estados de espiritualidad inimaginados con otra actividad: “En cuanto al estudio de la naturaleza, nos proporciona placer en la medida en que descubrimos en ella un arte divino”. El conocimiento en sí mismo como un hábito espiritual puede ser el mejor camino, al menos el más virtuoso, en estos tiempos de superautopistas informativas de la posmodernidad.


Bibliografía:
· Hadot, Pierre. “¿Qué es la filosofía Antigua?, Capitulo: Aristóteles y su escuela”. Fondo de Cultura Económica. Primera Edición, 1998
.