viernes, 24 de abril de 2015

Sixto Valencia Burgos, historietista


Este año que amargamente va llegando al quito mes, será recordado por  la muerte de uno de los historietistas más importantes de nuestro país y orgullosamente hidalguense: Sixto Valencia Burgos, quién murió a los 81 años de edad el día de ayer en la ciudad de México. Curiosa, aunque dolorosamente, su fallecimiento sucede en el año del centenario del otro gran historietista hidalguense, don Gabriel Vargas.

Dibujante versátil, lo mismo abordó la historieta histórica que la humorística. Delineó una veintena de títulos gráficos entre los que se encuentran: “El libro único”, “Criollo el caballo invencible”, El látigo negro”, “El charro de oro”, “Biografías selectas”, “La serpiente desplumada” y “El caballero de la mesa cuadrada”.

Sixto nació en Villa de Tezontepec el 28 de marzo de 1934. Fue ahí, en esos campos agrícolas donde dio rienda suelta a su espíritu creador, comenzado a dibujar en maderos y pecas de maguey, era apenas un niño. Cuando creció un poco más y tuvo edad para poner los ojos en el horizonte, se trasladó a la ciudad de México para estudiar en la prestigiada Academia de San Carlos, no sin que esto le significara un gran sacrificio a su familia.

A los 17 años encontró su primera oportunidad para dibujar en un diario de la Capital. Más tarde, comenzó a darle vida a través de su lápiz a “Cliperton”, su primera obra completa, una publicación de más de 320 páginas que le había encargado la Unión de Linotipistas de la República Mexicana, corría ya el año de 1958.

En 1959 conoció a Yolanda Vargas Dulcé, para quien dibujaría 3 años después, en el 62, “Milagros de Cristo”, primera historieta en la que ambos creadores comenzarían una fructífera relación creativa.

Al año siguiente, en 1963, doña Yolanda le propone dar vida gráfica a un personaje que rondaba su mente: Memín Pinguín. Fue así que Sixto daría forma y color a su más grande creación, considerándolo el padre de uno de los personajes más representativos no sólo de la historieta mexicana sino de la cultura nacional en su conjunto.

Aunque la mancuerna Vargas y Valencia continúo trabajando por muchos años más, fue Memín Pinguín el más importante de sus éxitos, siendo una historieta que incluso trascendió fronteras, publicándose en Colombia, Perú, Bolivia, Irán, Italia, Estados Unidos, Japón y Filipinas.
Cuando Memín llegó a los cincuenta años, Sixto dijo de él: “(…) es cómo mi hijo, yo le di forma, lo vestí, le di personalidad y un lenguaje propio, y eso es lo que al público le gustó y ha gustado”.

Su trabajo nunca cesó y en la década de los 90’s fue director de la revista Mad- México, publicación especializada en el “comic” de talla internacional. Su trayectoria fue reconocida por el Gobierno del Estado de Hidalgo a través del  CECULTAH otorgándole en el 2013 el Premio al Mérito Artístico.

El año pasado recibió un homenaje en la FIL de Guadalajara, donde recibió el premio “La Catrina”, que le fue otorgado durante el Encuentro Internacional de Caricatura e Historieta; en aquellos días de finales de 2014, se veía contento, siempre sonriente y con su sombrero característico; refirió el deseo de no ser sorprendido por la muerte pues estaba deseo de continuar con algunos proyectos que le ocupaban, ella, la catrina, la huesuda, fría e indiferente no le cumplió el capricho.

Hace apenas mes y medio, durante la Feria del Palacio de Minería, el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Hidalgo, presentó el volumen “Sixto Valencia, una vida entre viñetas”, una suerte de biografía ilustrada de Luis Gantus y Melina Gatto, donde el lector puede recorrer la vida, poco conocida, de uno de los artistas más destacados de Hidalgo.

Recuerdo ahora, al ir terminando estas líneas, la última vez que charlé con Sixto, en el lobby de un hotel hace un poco más de diez años; una entrevista mal lograda porque nos dedicamos al cotorreo y no a registrar en la grabadora las preguntas y las respuestas, así era siempre con él, una charla amena y profundamente interesante, hablando siempre de las anécdotas que rodearon sus creaciones.

Frente a la prensa internacional dijo alguna vez: “Espero ser recordado como un dibujante que brindó su arte para el sano entretenimiento de las familias y que dejó un legado cultural e México”. Sin duda lo recordaremos así, pero también como un hombre afable, integro, que siempre ejerció su profesión de dibujante, combatiendo al mismo tiempo porque se respetara el quehacer del historietista.


Descanse en Paz don Sixto Valencia Burgos.

jueves, 23 de abril de 2015

#FelizDíaInternacionaldelLibro


Taller: Lo bello de ser libro o de la poética del libro como objeto

Para conmemorar el Día Mundial del Libro y los Derechos de Autor, este jueves 23 de abril se realizará el taller “Lo bello de ser libro o de la poética del libro como objeto” en la Biblioteca Central del Estado de Hidalgo Ricardo Garibay, con una duración de 4 horas: de las 15:00 a las 19:00 horas.

Los encargados de moderar este curso serán Ana Laura Corpus y Rolando Niquet. El objetivo es sensibilizar al participante e incitarlo a escribir sus propios textos, y finalmente, con esas herramientas, jugar desde otro lado con la edición de un libro personal y artístico.

La temática: El libro funciona como contenedor de texto, con contenido teórico expresado en palabras, utilizando un diseño convencional para facilitar su comprensión. En cambio el libro-objeto, ajeno al consumismo generalizado y a normas editoriales, puede contener un sinnúmero de materiales, colores, formas y texturas sobre el contenido, donde el libro se convierte en un objeto diseñado que comunica y expresa a través de la plástica, la música y el lenguaje, manifestándose como materia cálida, dura, suave, blanda, áspera, olorosa; en la que se valora la forma, composición y textura. Es un contenedor de sentidos y fuerzas presentadas en la experiencia visual, táctil y algunas veces olfativa.

Esta actividad se realizará en la sala de usos múltiples de la Biblioteca Central. Dirigido a adolescentes y adultos, aunque el cupo es limitado.

Ana Laura Corpus estudió la carrera de psicología, en la Universidad Autónoma de Coahuila. Cursó la carrera de Actuación en el “Foro Teatro Contemporáneo” en la Ciudad de México bajo la dirección de Ludwig Margules y en la “Casa del Teatro” bajo la dirección de Luis De Tavira. Becaria en dos ocasiones del FONCA Coahuila en la rama de Desarrollo Artístico Individual

Rolando Niquet L. realizó estudios de licenciatura en Historia en la Universidad de Reggiana de Parma, Italia. Es autor de los libros “Héroes de 1945” y “Del Golfo de México al Lejano Oriente” que se encuentran en proceso de edición. Editorial Trillas. Colaborador de la Revista Mexicanísimo. Editorial Paralelo 21. Instructor Comunitario de Primaria Rural del Consejo Nacional de Fomento Educativo (CONAFE) en el Estado de Sonora en las comunidades indígenas yakis de Quiriego y Batacosa.




“Este programa es público, ajeno a cualquier partido político. Queda prohibido su uso para fines distintos a los establecidos en el programa”.

La hoja y la mirada: El lenguaje de la musa

Pardeaba la tarde, bañando suavemente la plaza de Coyoacán, mientras yo le preguntaba, con cierta febrilidad al poeta Eduardo Hurtado: “¿Por qué la poesía siempre está relacionada con el amor?”. Él, dejó con serenidad la taza sobre el plato después de haber tomado un sorbo de café: “Tal vez porque el acto poético es lo más parecido al acto amoroso”. Esta máxima resume la respuesta que muchos poetas a lo largo de la historia han encontrado a la misma pregunta: Es el amor lo que nutre a la poesía. Parafraseando a Mario Benedetti, todos los poemas son de amor, no importa si hablan de exilio o de política, siempre son de amor.

Propia de esta tradición irrumpe en la escena literaria hidalguense una joven poeta, América Femat, con un primer libro, ”Inexorable”; un poemario íntimo, de un erotismo sutil pero desbordante. En sus páginas conviven distintos matices de una misma voz, la de una poeta que ha descubierto la poesía como único e inevitable camino para la redención, por el cual se emprende un viaje, que se sabe, no tiene retorno.

El poeta cambia el sentido de las palabras. /El tiempo no pasa inexorable /de paladar y poema.

Veintiún textos que, cual diario de viaje, son resultado de la exploración que la autora ha hecho por la acción poética, usándola para describir estadías de gracia que permiten el desarrollo de un poema que se ha pensado desde hace tiempo, que se ha rumiado en el silencio o la soledad de lo cotidiano; existe una pléyade de poetas que creen que el primer verso lo dictan los dioses, pero es un acto deliberadamente humano el continuarlo hasta el final, acto que requiere de muchas horas de trabajo escritural.

Acostumbrados a la idea arcaica de que es el poeta (el héroe), varón, el que requiere de una musa (en el mejor de los casos) para convertirla en el objeto de su poesía, en la chispa detonante de los versos y a la vez, en el destino final de la existencia de estos; nos vemos sorprendidos, apabullados de la determinación con que ésta musa se ha levantado en armas y ha tomado la espada de la palabra para salvar al héroe (que tal vez no es poeta, no importa) envolviéndolo con el amor que le profesa, en versos, afilados pero suaves, rescribiendo una mitología que cada vez nos sonaba más a cuento de hadas.

Mi héroe se arroja tierno /al cansancio dormitante /respira quedo, murmura fuerte. /Levedad del sueño que protejo.

Encontramos poemas de una candidez brillante, pulcra, sin falsas pretensiones:

Papel y letras se escapan, /se pronuncian libres /encendiéndose igual que luciérnagas  en el aliento de lechosa espuma, /arden crepitantes en un rugir tierno.

En ellos resalta la emoción de quien comienza a nombrar las cosas que lo rodean, con ese lenguaje propio de los poetas, a veces abigarrado pero siempre preciso, mostrándonos a una autora convencida del poder mágico de sus palabras.

Sin embargo, se nota el transcurso, el devenir que la poeta ha tenido en su búsqueda, dejando poemas como un rastro que estremece, que hace sonrojar al más taimado; es pues una poesía que toca, que seduce, que transforma:

Hiedra, asedias pacífica, clara, tierna, /desde el centro de mi ombligo. //Tus raíces extiendes en mis caderas, /me sumerges noctámbula, precisa. //No te apartas y te respiro hondo. //Exhalo en la orilla de tu superficie /para ahogar un orgasmo.

Detrás de ella, susurrándole al oído, están los espíritus de poetas que le recuerdan que no puede renunciar a su destino en la poesía: Octavio Paz, Alejandra Pizarnik, Rosario Castellanos, Robert Graves; quienes han forjado los surcos por donde se alimenta de tinta la pluma de Femat.

Tu lengua /desliza /espejos líquidos /habla, /musita, /pulsa, /anguila /juguetona.

Dice un personaje del filme Four Weddings and a Funeral: “Que al llegar a la vejez, tengamos el orgullo de decir: Alguna vez fui adorado.” El héroe de “Inexorable” sin duda podrá hacerlo.

El libro fue editado por Ablucionistas Press con el apoyo del Ayuntamiento de Tizayuca, logran así mostrar que las independientes son una magnífica oportunidad de conocer nuevos autores, emergentes como les llaman ahora, quienes conforman las filas de la nueva poesía mexicana.

Este poemario es una deuda que la autora tenía, sin saberlo, con sus lectores –latentes e ignaros de sus hechizos–; con el pago de ella América Femat ocupa un lugar en el ya amplio espectro poético de Hidalgo y en la lista de mujeres que a través de la literatura aman y viven con plenitud.


El alfabeto es pequeño para una estela /de tres puntas que me persigue donde existo.


miércoles, 22 de abril de 2015

Hoy, conferencia de la Academia Hidalguense de la Historia

CECULTAH

*** Daniel Escorza Rodríguez hablará de "Marcelino Guerrero y la Libertad en el Estado Hidalgo"


Este miércoles 22 de abril, en punto de las 18:00 horas, el historiador Daniel Escorza Rodríguez presentará su trabajo denominado "Marcelino Guerrero y la Libertad en el Estado Hidalgo", como parte de las serie de conferencias magistrales de la Academia Hidalguense de la Historia. La cita es en el Teatro Guillermo Romo de Vivar.

Esta charla es referente a un personaje importante en la historia de nuestra entidad, que coincide con la creación del estado y con la creación de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, la cual en aquel tiempo se llamaba Instituto de Artes y Oficios y que más tarde se llamó Instituto Científico y Literario.

Marcelino Guerrero, el personaje central de esta ponencia, fue, junto con otros importantes pachuqueños, uno de los creadores y de los primeros que organizaron dicho instituto de educación superior, el primer Instituto de educación superior que es por supuesto antecedente de nuestra Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo; nunca hubo una escuela de educación superior en la colonia en Pachuca, durante los tres siglos de la colonia, el 16, 17 y 18, nunca los españoles quisieron fundar en Pachuca ninguna universidad y ningún instituto porque lógicamente no querían que la población se educara y que preguntara porqué se estaban llevando la plata de Pachuca a España.

Daniel Escorza nació en 1963 en Pachuca. Historiador, ensayista y músico. Licenciado en Historia por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con estudios de maestría en Historia de México, en la misma institución. Cursó el Diplomado en Archivística, en la Universidad Iberoamericana (1992-1993) (Santa Fé, Ciudad de México), y los diplomados de Historia de la Fotografía, y la Fotografía como documento para la historia, en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, (2002), en el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la Universidad Autónoma de Morelos (2003-2004), y en el Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, (2005). Ha tomado diversos cursos de especialización en el Centro de la Imagen, la UNAM, y el Centro Nacional de las Artes de la ciudad de México, entre otros.




“Este programa es público, ajeno a cualquier partido político. Queda prohibido su uso para fines distintos a los establecidos en el programa”.

viernes, 17 de abril de 2015

En Seminario de Periodismo Cultural presentan libro sobre teatro


Con la presentación editorial de Así es el teatro, continuará este viernes 17 de abril el Seminario de Periodismo Cultural, el cual llega a su quinto y penúltimo tema, denominado “Crítica de teatro”, que imparte Alegría Martínez.

Esta actividad se realza en la Biblioteca Central del Estado de Hidalgo Ricardo Garibay, en punto de las 17:00 horas en la sala de usos múltiples.

Advertir en la piel la descarga emocional que genera el silencio ante un escenario y percibir cómo cada órgano del cuerpo respira, sufre o goza de manera autónoma, son algunas de las experiencias que la periodista y crítica teatral Alegría Martínez comparte en su libro Así es el teatro, en el que su pluma desnuda la pasión y vehemencia con la que sus protagonistas viven el hecho teatral, la autora escudriña y reconstruye en sus textos la convención emotiva que entraña un montaje teatral, y reinterpreta el mapa humano que acotan los dramaturgos y que marcan los directores a los actores durante un montaje.

En Así es el teatro, la concepción escénica de José Luis Ibáñez, Héctor Mendoza, Ludwik Margules, Juan José Gurrola, José Solé, José Ramón Enríquez, Boris Schoemann, Martín Acosta, Mauricio García Lozano y Antonio Castro, entre otros directores, se yuxtapone con el sentimiento, la convicción y el compromiso que actores como Luisa Huertas y Héctor Bonilla le imprimen a cada uno de sus trabajos. Asimismo, la crítica teatral muestra en los 169 artículos que integran este título editado por el Conaculta dentro de la Colección Periodismo Cultural, la capacidad del periodista para desentrañar el universo que proyecta el hecho escénico. 

Así es el teatro reúne una mínima selección que la también autora de Bitácora del Caballero Olmedo publicó entre 1992 y principios de 2004 en los suplementos y secciones culturales de diversos diarios de circulación nacional como Unoguía de unomásuno, sección cultural de la que fue editora de 1992 a 2001, para colaborar posteriormente en Extravagancia de Milenio Diario, así como en Frontal y Posdata del periódico El Independiente, donde compartió con Braulio Peralta la columna "Butaca Incómoda" por casi un año. Actualmente colabora en Laberinto, suplemento cultural de Milenio Diario, donde publica crítica teatral en su columna titulada "Diabla". 

Alegría Martínez (Ciudad de México, 1961). Dramaturga y periodista, estudió literatura dramática y teatro en la UNAM. Su desempeño laboral conforma una actividad paralela que comprende el teatro y el periodismo. En el diario Unomásuno se hizo cargo de la fuente teatral de 1987 a 1992, año en que fue nombrada editora.

Entre su obra publicada tiene en ensayo: Bitácora de El caballero de Olmedo (2002), Manuel Becerra Acosta, periodismo y poder (2002), Así es el teatro (2005) y En memorias: Juan José Gurrola (2007).

El objetivo de este seminario es contribuir en el quehacer profesional de periodistas, comunicólogos y comunicadores, así como de público interesado, en el campo de la difusión, la divulgación y la crítica, en torno a las artes y la cultura.

Se llevan a cabo talleres con seis especialistas del periodismo cultural y la crítica de arte. Además, al inicio de cada sesión, se efectúa una conferencia (abierta a todo público) con relación a los libros de cada especialista que forman parte de la colección Periodismo Cultural del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.



“Este programa es público, ajeno a cualquier partido político. Queda prohibido su uso para fines distintos a los establecidos en el programa”.

miércoles, 15 de abril de 2015

Conferencia de Raúl Arroyo “La vida en Pachuca. Memorias de Maruca Zapata”


La Academia Hidalguense de la Historia, dentro de su ciclo de conferencias 2015, ofrecerá este miércoles 15 de abril la ponencia “La vida en Pachuca. Memorias de Maruca Zapata”, a cargo de Raúl Arroyo, en punto de las 18:00 horas en el Teatro Guillermo Romo de Vivar.

“No cabe duda que la historia está formada por una serie de sucesos y acciones que van más allá de los grandes personajes, caudillos y dirigentes, de los cuales la historiografía ha dado pleno reconocimiento. También existen individuos ubicados fuera de los reflectores, cuyas trayectorias son igualmente valiosas, y que ofrecen lecciones de vida para cualquier interesado en desentrañar la historia moderna”, refiere Arroyo.

Tal es el caso de Maruca Zapata, de quien Raúl Arroyo investiga a profundidad, formando un rostro familiar y cercano, vinculado con el desarrollo histórico de la ciudad de Pachuca, dentro de un trabajo serio y dedicado, sellos de la labor de varios años de Raúl Arroyo en pos de una interpretación más completa del pasado de la ciudad capital.

Raúl Arroyo (Pachuca, 1959) es licenciado en derecho por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. Realizó estudios de Derecho Constitucional y Política en la Universidad de Salamanca, España. Su trabajo profesional se ha desarrollado fundamentalmente en el ámbito universitario, como funcionario y docente, y en la Judicatura.

Es magistrado del Poder Judicial del Estado de Hidalgo, con licencia desde 2009. Integró el Tribunal Superior de Justicia; presidió el Tribunal Electoral, y la Asociación de Tribunales y Salas Electorales de la República Mexicana, A.C. Fue directivo de la Asociación Mexicana de Impartidores de Justicia (AMIJ), y es miembro de la Red Latinaomericana de Jueces (REDLAJ).

Es autor de los libros “La Soberanía de los Estados en la Revisión Constitucional Electoral, una Crítica Federalista”, publicado por la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión (2007); y “Summa Eligere, Visto por un Juez Electoral”, editado por el Senado de la República y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (2009).

Es miembro de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, de la Academia Mexicana de Derecho del Trabajo y de la Previsión Social, del Ilustre y Nacional Colegio de Abogados de México y de la Academia Hidalguense de la Historia, entre otras instituciones académicas.


“Este programa es público, ajeno a cualquier partido político. Queda prohibido su uso para fines distintos a los establecidos en el programa”.

lunes, 13 de abril de 2015

Murió Galeano


El País
El escritor uruguayo Eduardo Galeano ha muerto este lunes a los 74 años en Montevideo, según ha confirmado su editorial a este periódico. El pasado viernes ingresó en un hospital como consecuencia de un cáncer de pulmón. Desde su publicación en 1971,Las venas abiertas de América Latina se ha convertido en un clásico de la literatura política latinoamericana. Su obra, entre la que también destaca Memoria del fuego (1986), ha sido traducida a una veintena de idiomas.
Eduardo Galeano
MIGUEL REP
La noticia esperaba en las redacciones uruguayas desde muy temprano en la mañana. En una ciudad como Montevideo, donde todos se conocen, era difícil guardar la información de la muerte de Galeano, en uno de los mayores sanatorios de la capital. Pero, respetuosos, hasta las diez de la mañana, los medios locales aguantaron la noticia que sólo inundó las radios y las páginas web cuando la familia confirmó el deceso. Fuentes médicas informaron después que el autor de Las venas abiertas de América Latinallevaba varios días ingresado en estado grave, en la última fase de un cáncer de pulmón que venía arrastrando desde hacía varios años.
La última aparición pública del escritor tuvo lugar a finales de febrero de este año y fue para recibir al presidente de Bolivia, Evo Morales. El mandatario visitó Montevideo con motivo del cambio de mando entre José Mujica y el ahora presidente Tabaré Vázquez. En las fotos, Galeano aparecía delgado y sonriente, mientras recibía un libro de manos de Morales con los argumentos bolivianos para exigir una salida al mar, un libro que bautizó como el "Libro del Mar Robado”.
El escritor era asiduo del Café Brasilero, en la Ciudad Vieja de Montevideo, y allí se lo encontraba el arquitecto y exalcalde de Montevideo Mariano Arana. “Eran momentos muy gratos los que pasábamos en ese local pequeño. Allí iba también Mario Benedetti. Galeano tenía una personalidad especialmente aguda y lúcida en su manera de expresar la realidad. Fue un referente para todo el país aunque no hizo la unanimidad”, afirma Arana.
En las pasadas elecciones Eduardo Galeano volvió a mostrar apoyo público al izquierdista Frente Amplio, lo que motivó una dura carga de la oposición del Partido Nacional, que en su programa electoral proponía impulsar otros referentes culturales y lo calificaba de representante de la cultura oficial. Uruguay espera el regreso del presidente Tabaré Vázquez de la cumbre de Panamá para iniciar los homenajes al autor.
El escritor, en el Café Brasilero, en Montevideo. / REUTERS
Antes de convertirse en un intelectual destacado de la izquierda latinoamericana, Galeano trabajó como obrero de fábrica, dibujante, pintor, mensajero, mecanógrafo y cajero de banco, entre otros oficios. Las venas abiertas de América Latina se publicó cuando Galeano tenía 31 años y, según reconoció después el propio escritor, en aquella época no tenía la formación suficiente para rematar la tarea. “[Las venas abiertas] intentó ser una obra de economía política, solo que yo no tenía la formación necesaria”, dijo. “No me arrepiento de haberlo escrito, pero es una etapa que, para mí, está superada”, añadió.
En 2009, durante la Quinta Cumbre de las Américas, el expresidente de Venezuela Hugo Chávez le regaló un ejemplar de esta obra de Galeano —prohibida por la censura de las dictaduras de Uruguay, Argentina y Chile— al presidente de Estados Unidos, Barack Obama. En esa ocasión, la obra saltó de la posición 60.280 de la lista de los títulos más vendidos de Amazon a la décima en solo un día.
El escritor fue preguntado después sobre este episodio. Respondió: "Ni Obama y ni Chávez entenderían el texto […]. Él [Chávez] se lo entregó a Obama con la mejor intención del mundo, pero le regaló a Obama un libro en un idioma que él no conoce. Entonces, fue un gesto generoso, pero un poco cruel".
  • Enviar a LinkedIn49

Escrituras alternas congregará a reconocidos autores en Pachuca

***Geney Beltrán Félix, Christian Peña y Vicente Alfonso dialogarán cada mes en la Sala Abundio Martínez del Centro de las Artes.


El próximo jueves 16 de abril da inicio el programa Escrituras alternas, conversaciones literarias, un ciclo de charlas con los representantes de la literatura reciente en nuestro país. Con la participación de Geney Beltrán Félix, se realizará una lectura ilustrativa de su obra y diálogo del público con los autores; la cita es a las 18:00 horas en la Sala Abundio Martínez del Centro de las Artes.

Los demás en escritores en participar serán Christian Peña (jueves 14 de mayo), Vicente Alfonso (jueves 11 de junio) y Diego José (moderador de cada jornada), quienes hablarán de sus procesos creativos, su experiencia literaria y su relación con los medios editoriales.

Con el propósito de proporcionar al público interesado en la literatura (lectores y escritores) un acercamiento creativo con los autores emergentes de la literatura mexicana con el fin de indagar respecto a los procesos creativos, y de interesar al público general en la lectura de los escritores más representativos de las nuevas generaciones de literatos mexicanos, el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Hidalgo, a través del Centro de las Artes, comienza este proyecto, que consiste en un ciclo de charlas con escritores invitados, a través de sesiones mensuales.

La dinámica de trabajo es la siguiente: se realizan entrevistas a fondo con los representantes más destacados de la literatura reciente en nuestro país, respecto a sus procesos creativos, su experiencia literaria y su relación con los medios editoriales. Además, se lleva a cabo una lectura ilustrativa de los procesos creativos de los autores invitados y al final se plantea desarrollar un diálogo de los estudiantes y asistentes con los autores invitados.

El primero de ellos en participar es Geney Beltrán Félix (Culiacán, Sinaloa, 1976), narrador, ensayista y crítico literario. Autor de las novelas Cualquier cadáver (2014) y Cartas ajenas (2011); del libro de relatos Habla de lo que sabes (2009); y de los volúmenes de ensayos El sueño no es un refugio sino un arma (2009) y El biógrafo de su lector (2003). Fue becario de la Fundación Lorena Alejandra Gallardo y de la Fundación para las Letras Mexicanas. Obtuvo el Premio Nacional de Ensayo Joven José Vasconcelos 2002. Su trabajo como crítico aparece en Nexos, Letras Libres, Confabulario y El Ángel, entre otros.



“Este programa es público, ajeno a cualquier partido político. Queda prohibido su uso para fines distintos a los establecidos en el programa”.