viernes, 18 de abril de 2014

Ars poética

Dana Levin

este silencio, mi polen—la ordinaria gracia en los brotes,
el hacinamiento,
mi sótano de tristezas—sal y sombra, diciendo:
Suerte, suerte, tu diminuta tristeza,
este desierto de fragmentos,
generoso viaje,
esta necesidad de hacer un libro de recortes de las estrellas—

Versión de Abraham Chinchillas

miércoles, 16 de abril de 2014

Regresa el Ferro la obra "Licenciado Hansel, Ingeniero Gretel"

La puesta en escena Licenciado Hansel, Ingeniero Gretel regresará al Centro Cultural del Ferrocarril, el próximo lunes 21 de abril, en punto de las 19:00 horas. Cuenta con las actuaciones de Álvaro Muñoz y Beatriz Valdés Rabling. 

Hansel y Gretel Aristazábal han crecido; atrás han quedado los tiempos de enfrentar a brujas caníbales, pero ahora los amenaza otra clase de canibalismo, el del mercado laboral.

Él con 25 años y licenciado en historia, y ella con 24 años, ingeniera programadora, desearían regresar a esos tiempos donde podían encontrar una casa de dulce en el bosque o dejar un rastro de migas para regresar a su hogar.

Codirigida y protagonizada por Álvaro Muñoz y Beatriz Valdés, esta obra teatral regresa al “Ferro” luego de presentarse en mes pasado en la Ciudad de México, en el marco del ciclo Ópera Prima, en el foro La Gruta del Centro Cultural Helénico.

Con una escenografía minimalista compuesta por un gran piso que asemeja un tablero de ajedrez, algunos utensilios que parecieran salidos de una clínica y un vestuario que evoca los atuendos de los libros infantiles, el montaje ha sido muy aplaudido tanto por el público hidalguense.

Después de explicar que acaban de gastarse toda su herencia y que se encuentran prácticamente en bancarrota, Hansel y Gretel intentarán acceder al mercado laboral con toda clase de trucos, incluso, como en el caso de él, convirtiéndose en una suerte de merolico que usa un alto sombrero de copa y trata de ganarse el favor de las multitudes.

Los hermanos Hansel y Gretel representan situaciones del hombre actual y hacen una metáfora de los altos índices de desempleo en el país, enfatizando que una vez concluidos los estudios profesionales, muchos egresados se encuentran con las puertas cerradas en la mayoría de las instituciones, pues hay una matemática básica que nadie toma en cuenta: a menor crecimiento de la economía, menos lugares para esas nuevas generaciones que se suman al mercado laboral.

En algunos flashazos la obra juega también con diferentes tiempos y vemos, por ejemplo, a Gretel llegar feliz una mañana afirmando que ha conseguido el mejor empleo del mundo y que va a ganar lo que ella desee, pues se ha unido a la fuerza laboral de venta de perfumes por catálogo.


En otra escena, Hansel entra como pasante a una oficina burocrática y tiene que soportar el acoso sexual de su jefa, quien está dispuesta a hablar de todo menos del pago, pues considera que ya es suficiente con darle el mejor aprendizaje.


martes, 15 de abril de 2014

alb@tros PRESS, lanza antología de cuentos poblanos





http://albatrospress.blogspot.mx/2014/04/nuevo-lanzamiento-tan-oscuro-como-el.html


sábado, 12 de abril de 2014

El poeta camina, de frente, a la esperanza

José Manuel Solá

Haré lo indecible

por que mi mañana comience hoy
desde el filo de la media luna
hasta la lluvia del espacio más lejano;
le prestaré atención a las historias
que susurra la noche honda de los tiempos,
las echaré a volar por las ciudades
hasta que se hagan fuego
en las alas de verbos que nunca habría escuchado;
abrazaré la vida, danzaré la locura
con banderas de luz en estas manos
y alzaré la esperanza como un niño
que me espera a la vuelta de la esquina, incendiario
y partiré al galope de una estrella
hasta donde me digan: imposible
que les responderé con posibilidades
y sacando el mañana de mi alforja de sueños
lo tenderé en la mesa de los inesperados,
de todas las leyendas del ocaso...

viernes, 11 de abril de 2014

Un pueblo que come y canta…

Emiliano Páramo
Mi abuela decía que pocas cosas pueden compararse a la ocasión de celebrar la riqueza de nuestro origen, sobre todo, cuando se trata de un afán que recupera y preserva elementos definitivos de nuestro día a día. Yo nací en Santiago de Anaya, en el corazón del Valle del Mezquital; por eso, muchos de los platillos de los que conforman la muestra de la feria gastronómica de mi patria chica, reunieron siempre a mi familia frente a la mesa; y ahí, a la hora de la comida, la flora y la fauna de mi tierra, fueron testigos de nuestro modo de ser y de vivir.
Reza el adagio popular que: “somos lo que comemos”. Si esto es así, en el Valle del Mezquital, en Santiago de Anaya, donde el entorno define y construye nuestra gastronomía, somos también las flores de plantas y los animales de los que nuestra gente inventa el desfile de sabores, aromas y colores con los que se engalana la vida, en el acto cotidiano de comer. La gastronomía de Santiago de Anaya, es un regalo del entorno; por eso, mis paisanos, colectan y cazan, igual que lo hacían nuestros antepasados: con el respeto y el agradecimiento debidos, a la naturaleza que, a pesar de lo accidentado y seco de nuestro territorio, es pródiga, y nos permite reinventarla desde nuestro particular modo de entender el mundo, hasta la mesa nuestra de cada día.
En su libro-recetario dedicado a los hábitos culinarios de este Valle, la doctora Yesenia Peña, importante estudiosa de nuestras costumbres, agradece a sus abuelos por el vivir y el buen comer. Eso lo entiendo bien, porque la dimensión de los abuelos es definitiva; sin el concepto más inmediato de la palabra, no se podrían explicar la historia y la tradición de nuestra casa, porque hablar de comida es, ante todo, hablar de familia.
Desde hace más 30 años, a iniciativa de Don Carmelo Ángeles Moreno, se realiza en Santiago de Anaya, la muestra gastronómica más importante de la cultura hñähñu. El evento ha cobrado tal importancia que hoy no se podría explicar la sabiduría de mi tierra, sin los más de dos mil participantes de cada edición, que recuperan, preservan y reinventan la cocina tradicional de este valle de mezquites. La “muestra”, fortalece nuestra identidad y nos posiciona como el principal destino de turismo gastronómico en Hidalgo. El evento, además, ha puesto en los medios nacionales e internacionales, las prácticas gastronómicas de nuestra región; es así que la búsqueda milenaria de nuestra gente, por proveerse y sobrevivir, hace que hoy, Santiago de Anaya y su comida, sean reconocidos y valorados más allá de las fronteras del país.
Aunque lo que para el mundo de afuera es algo exótico, y muchas veces inverosímil, para nosotros es asunto de cada día. Las larvas, los gusanos, los animales del campo, las flores y los frutos del Valle, no son sino lo cotidiano de una práctica que comenzó hace mucho, cuando nuestros antepasados llegaron a poblar estas tierras, y ahí se dedicaron a vivir, simplemente a vivir.
Este año se estará celebrando la edición número 34 de la Feria Gastronómica del Valle del Mezquital, donde la cifra de participantes, como cada ocasión, superará las anteriores, con lo que la historia tendrá paginas nuevas que contar, de esta fiesta donde el tema, más que la comida, es la vida misma; porque cocinar es una manera de interpretar el pedazo de mundo donde nos tocó echar raíces, florecer y dar frutos. En mi pueblo, la gente sabe que en el patrimonio inmaterial e intangible que representa nuestra gastronomía, está presente el afán de los hñähñu por sobrevivir y mantener el equilibrio necesario para que el Valle sobreviva con nosotros. Somos de la tierra, y la tierra es con nosotros; ella fructifica para que nosotros, que somos sus hijos, con su licencia, tomemos de la creación y estemos listos para la cosecha.
La muestra gastronómica es para nosotros un espejo, donde podemos reconocernos desde cada uno de los platos y bebidas dispuestos; para muchos otros, entre los que tal vez estén ustedes, queridos lectores, puede ser una ventana al mundo de un pueblo que “come y canta”… Del 17 al 20 de abril, estaremos de fiesta en Santiago de Anaya, para celebrar los olores y sabores de la cocina hñähñu; los esperamos ahí, para que nos acompañen y se sumen a esta historia. Buen provecho… y más que nunca, Jamädi…