sábado, 31 de julio de 2010

Hoy en el diario Síntesis...

de Hidalgo: "Transeúnte solitario". Busquenlo en puestos de periódicos.

viernes, 30 de julio de 2010

Conversaciones del Viento y la Mirada*


Juan Galván Paulin



… la evocación, al recrear una realidad experimentada, acaso a la ligera o sabida contundente por las huellas con las que nos deja señalados, nos entrega aquellas certezas con las que construimos la memoria… instantes, rasgos, gestos en los que se incuba la emoción y los sentimientos se van tornando presencias, ciertas formas imaginativas de cuerpos sutiles para el abrazo onírico, delirante, desesperado, pesada sombra del anhelo: el material del poeta, de la palabra hechizada que no hace otra cosa que decantar lo cotidiano al hablar de éste, del asombro que nos acusa, de los distintos paisajes habitados en él por el hombre, de los que no debe desprenderse –no puede- porque una vez recorridos y padecidos un sonido, una música inolvidable del alma acompaña su nostalgia; esa música es un latigazo, rítmico, en la existencia de cualquiera que va guiando la vida hacia meandros intricados; y la palabra del poema, más que una voz, mirada, una interrogante que penetra plena en la incondicionalidad del tiempo para permitir su corporeidad como instantes fugaces o permanencia y como el anhelo de lo que deja su huella, quizá el tatuaje de una herida, pero que irrumpe en el presente y nos hace saber que somos eso, lo que ya fue vivido y sigue siendo, a pesar o para celebración de nuestra pena y nuestro gozo, la resonancia de nuestras más gratas pesadillas matizando lo que siempre suponemos ser en el ahora… esta es la substancia de la que se compone la savia del poema, alimento del poeta para la transmutación de lo real en imagen y de la metáfora en lo real para dirimirse de una vez –y siempre amnésica- en la soberbia o en la humildad de lo que suponemos alcanzar cuando se escribe al historiar nuestro brutal anonimato, esa mismidad desconocida y desconfiada con la que vamos iluminando nuestro camino y a ciegas encontramos las encrucijadas reveladoras de nuestra comunión con otros, o el divorcio… esta es la substancia sonora del poeta, y es también la substancia desconocida de todo hombre, cuando en el silencio de su habitación, en el retiro de un café o en el fragor del desierto escribe o habla de lo que lo obsesiona o desconoce o supone familiar y rutinario… eso, una rutina innovadora, la tarea de narrar la jornada diaria para asomarnos al estanque de Narciso y ver desde ahí qué de los otros hombres y mujeres compone los rictus del rostro, qué voces ajenas dibujan los labios, qué memorias componen nuestro yo con sus historias y la nuestra; ese es el espejo de Narciso: poema que atenaza la mano y guía la estilográfica o las teclas del ordenador para decir entonces, una vez y nunca, lo conocido cuyo olvido nos coloca de nuevo ante su misterio… estanque de Narciso el poema donde el ser abreva su identidad panhumana… hace doce o quince años conocí a Omar Roldán; esto no es una cifra, sino el continente de lo que dos vidas, al encontrarse, forman entre sí: lazos de amistad, inquisiciones, complicidades, distancia, aplazamientos… formó parte de ese taller literario que celebrábamos mes a mes, desde 1995 hasta 2003 o 2005, en una cafetería -¿dónde más?- ubicua en Tulancingo… si me extiendo sobre éste me queda claro que quienes asistíamos a él lo hacíamos deseosos de ser preñados con la savia del poema, de que nuestra caligrafía larvaria pudiera resonar contundente en su ontología en las ondas concéntricas del estanque de Narciso, y tornara poesía después de ser confrontada con ferocidad despiadada en el taller… quizá círculo iniciático en torno a un destino que brotaba también inclemente y que se hacía oficio, rigor en la escritura, catalejo en la mirada para intuir lo estelar, filtro de los sentidos para que la piel recobrara su sensualidad… así, porfiados en la irredenta cartografía de lo poiético aparecieron las voces: Ana Vázquez, Armando Gómez Pozos, Laura Lara, Marco Ísgar, Omar Roldán, Antonia Cuevas… no es poca cosecha para una ciudad tener en su genealogía literaria, además de los que ellos mismos han formado, una sexteta de creadores… pero, decía: conocí a Omar hace ya una vida… la poesía irrumpe en nosotros de esa forma violenta en que una amante trastoca para siempre lo que hasta ese instante agónico y revelador era para nosotros un mar sin borrascas tamaño aburrimiento-; en Omar no fue la excepción; y si bien lo poético en tanto experiencia religiosa nos abruma con su azar, no es menos cierto que lo invocamos; esto es lo que recuerdo y reconozco del Omar de aquellos tiempos de nuestro taller: su permanente invocar la palabra poética para tejer con ella la arpillera de su propio estanque, para convocar la presencia del entorno y así permitir la advocación de lo real en versos donde pudiera reconocer esos dolores que nos dan medida, esas alegrías con las que también nos confirmamos; sí, un poeta sólo puede confirmar su destino cuando el poema le revela la hondura de su propio abismo, la oscuridad y el secreto sentido de la luz de su alma… y Omar lo ha venido haciendo a lo largo de este tiempo en sus poemas publicados, en los poemas a los que regresa una y otra vez y en aquellos que seguramente ha destruido: un poeta tiende un fino hilo entre su primer verso y aquel que lo aguarda en el futuro; y no hay distancia, el verso es el mismo pronunciado de diferente manera, acariciado por las olas o fugaz en el tráfago urbano… añoranza de los orígenes, el fogón del hogar familiar, el desayuno en la casa de la abuela, el descubrimiento de los aromas entrañables en la infancia, su advenimiento al mirar una fachada, una puerta, una ventana; el paisaje urbano; Tulancingo conquistada para la memoria y lo poiético; calles como geografía del sentimiento, rincones, plazas, atardeceres que se vienen encima con sus naranjas y púrpuras, con su oro que destella antes de la noche, huecos furtivos en los zaguanes o cuartos de hotel para el pathos amatorio; esto compone el ámbito poético donde se desplazan voz y sentidos de Omar Roldán, su palabra de cara a la verdad de la existencia, irrevocable aunque no se quiera… en la simple descripción del aroma de un pan surge preciso, por mediación del verso, el regazo nutricio, los días tutelados por el amor familiar, y también el dolor por la ausencia en que han quedado al paso de los años ante la peculiar indolencia en que vamos convirtiendo el milagro del recuerdo… de pronto, entre los versos de Omar atisbamos también nubarrones que anuncian lluvia sobre las calles de su ciudad, y se desata la tormenta, pero ésta es la de dos cuerpos que se abrasan, la de dos amantes que se acercan o rechazan… hasta este momento he podido entender la poesía de Omar Roldán como un cónclave de imágenes de la nostalgia –me pregunto qué otra cosa es la poesía sino eso-, nostalgia que asume la cualidad del paisaje urbano de Tulancingo –las calles de toda ciudad-, sí, ese que escapa a la mirada para poder describir lo que habita en su alma… ahora… sale de un puerto para arribar a otro muelle, el mismo, navega el verso en las latitudes del Viento y la Mirada, una poesía carnal, olfativa donde la añoranza es la urdimbre del tiempo y el espacio de la dicha, y también ese oleaje del abrazo y del adiós de los amantes; incisiva no por afilada sino porque penetra metáfora a imagen a decantada descripción de la experiencia vital el corazón de la conciencia y del alma, y hace de la palabra el lugar posible de la aparición del silencio, justa al revelar la intimidad del poeta, la evocación que hacemos de nuestros propios pasos… así leemos las obsesiones de Omar, la calidez y los aromas de la infancia en su asombro: Siete de la mañana/ y ya saltaba/ del raído camastro y del ensueño/ a respirar el agua de las fuentes… su internarse en el laberinto de lo sórdido: la adolescencia/ amistad traicionada,/ los prohibidos burdeles/ las cantinas/…/ un profundo vacío de todo y nada… el encuentro con la ciudad extraviado en el cíngulo inclemente del poema que anula la ceguera: Fatídico animal/ de anchas caderas/ y enormes senos/ de hierro y de concreto/…/ Cuando al fin duerme/ un poco/ es un barco fantasma… su habitar el tiempo a fuerza de recuerdos, táctiles, aciagos en las huellas dejadas al cuerpo: Noviembre es esqueleto cempazúchitl/ oráculo y zahúrda del año que termina/ Espiraesperma el viaje/ sobre este colchón que es mi barcaza…/…/ Decantada poesía los cuerpos tibios/ que abrazados cruzaron sin retorno/ el puente de la noche/ para ajustar los sexos… y su poesía alcanza también otros continentes, el bestiario de otros poetas que desde sus balcones, ahítos de vino y carne amada, recibían la mañana desnudos para iluminar a gritos y revelaciones las calles de su ciudad: La Alejandría de Durrell/ la de Cavafis./ Un viento suave y fresco/ se ha llevado la tarde… monólogo, el del poeta es una conversación desde su estanque de Narciso, paradoja en la que se incuba infernal para nacer luminoso y sonoro… breves los poemas y el aliento largo como la respiración de un dragón milenario, el del ritual de nombrar las cosas para que su existencia pueble de sentido al mundo, los cuerpos, del Viento y la Mirada de Omar Roldán… me detengo, no quiero definirlo y, sin embargo, es inminente la adjetivación… es un autorretrato, el de los sentimientos siempre confrontados ¿qué otra cosa puede ocurrir con ellos sino eso? Ser expuestos al azar de la existencia para que en ella alcancen cualquier dimensión, se cubran de heridas, se resabien o rediman a quien invistan con su gracia: /…/ el cúmulo de horas que soy/ pequeño si se compara/ digamos con el mar./…/febrero es miel que libera tu ponzoña/ y bálsamo que cura las heridas/ por tus labios dejadas en mi piel… lo cotidiano pendiente de la ausencia, ritmo cíclico, recta espiral donde agoniza el poeta de dolor y sí, anestesiado por los días, los años que lo separan de las evidencias que le gritan que está vivo, a pesar… ahora, en este momento del poemario publicado, el apartado Murmullos es declaración y testamento, conciencia brutal y lúcida de lo que el estanque de Narciso por fin revela: como me aflige la ausencia de mis padres,/ de mi hermano, de mi amigo/…/ como duele saberse descubierto de un íntimo secreto… sí, el poeta como sacerdote y como hombre incinerado: voz que es ámbito y ámbito que transmuta su materia ¿en qué? Eso sólo lo saben los poetas… sí, siempre y de cualquier modo lo cotidiano como savia del poema, sacralidad rutinaria donde la vida y la muerte pueden ser historiadas en ese espejo del Viento y la Mirada…

-

-

*El siguiente texto fue leído durante la presentación del poemario "del Viento y la Mirada", de Omar Roldán, en la Feria del Libro Hidalgo 2010.

miércoles, 28 de julio de 2010

Para la cátedra de literatura

Eduardo Galeano
Enrique Buenaventura estaba bebiendo ron en una taberna de Cali, cuando un desconocido se acercó a la mesa. El hombre se presentó, era de oficio albañil, a sus órdenes, para servirlo:

­Necesito que me escriba una carta. Una carta de amor.
­¿Yo?
­Me han dicho que usted puede.
Enrique no era especialista, pero hinchó el pecho. El albañil aclaró que él no era analfabeto:
­Yo puedo escribir. Pero una carta así, no puedo.

­¿Y para quién es la carta?
­Para... ella.
­¿Y usted qué quiere decirle?
­Si lo sé, no le pido.
Enrique se rascó la cabeza.
Esa noche, puso manos a la obra.
Al día siguiente, el albañil leyó la carta:
­Eso ­dijo, y le brillaron los ojos­. Eso era. Pero yo no sabía que era eso lo que yo quería decir.

martes, 27 de julio de 2010

"Tu párvula boca" o la narrativa afilada de Ignacio Trejo Fuentes*


Hace siete años, durante la Feria del Libro Infantil y Juvenil 2003, en esta misma sala, tuve la oportunidad de conocer y charlar con Ignacio Trejo Fuentes. En aquel año me pidieron entrevistar para la televisión estatal a los escritores más destacados que asistirían aquel año. Inmediatamente que leí el nombre de Nacho en el programa general de actividades, lo coloqué al principio de mi lista de entrevistas.


-


La importancia del personaje es por demás sobresaliente, pertenece a una generación de escritores hidalguenses que se tuvieron que ir como única oportunidad de supervivencia en el mundo de las letras; de haberse quedado a estudiar en Pachuca, hubieran estado condenados a ser abogados o contadores. Comparten esta generación cincuentera, e igual deseo de peregrinaje, escritores como Agustín Cadena, Arturo Trejo Villafuerte y Agustín Ramos, entre algunos otros. Nacho emigró muy joven a estudiar en la UNAM y las oportunidades de trabajo y desarrollo periodístico y literario lo amarraron irremediablemente al Distrito Federal. Mientras él construía una sólida carrera literaria y perfeccionaba su oficio colaborando diaria o semanalmente en distintas revistas y periódicos de la Ciudad de México; en Hidalgo su nombre, junto a los que ya mencioné, se transformaba en una especie de leyenda o de culto que los escritores que pertenecemos a generaciones más recientes (en mi caso la de los 70’s), venerábamos y leíamos con respeto y disciplina. Ese andar lo llevo a convertirse en el mejor cronista vivo de la literatura mexicana. Conocerlo y trabar al menos una relación entrevistador-entrevistado con él era para mí un verdadero honor.


-


En aquella oportunidad Nacho vino a Pachuca a presentar un libro para niños, sin embargo la charla que sostuve con él después de la presentación editorial, versó en su narrativa para “adolecentes y adultos”. Narraciones y crónicas en las que la ficción es apenas un pretexto para recrear crudamente la realidad que el escritor percibe del mundo que lo rodea. Aún cuando se trataba de una entrevista para la televisión, donde los tiempos debe ser breves, duró unos veinte minutos, en los cuales también hablamos de la manera que Nacho veía Pachuca después de tantos años de venir y volver de ella al DF; así como de la estructura literaria de sus libros. Me habló entre otras cosas de algunos cuentos incluidos en “Tu párvula boca” y algunos otros que por alguna razón esperan otras páginas para aparecer. Inmediatamente se hizo presente esta extraña relación que Nacho tiene con la música y sus textos: títulos como “Me lo dijo Adela” o “Hace un mes que no baila el muñeco”, inclusive el nombre mismo de esta obra que hoy comentamos, nos permite adentrarnos en la banda sonora de sus historias. Y no es que solamente las canciones en sí mismas sean el detonante anecdótico o dramático para un cuento; sino que la vida real en la que éstas suenan es la materia prima que utiliza la pluma de Ignacio Trejo Fuentes. La manera que tiene de zonas los puestos de tacos afuera del metro, los vagones del traslado diario al trabajo, los multifamiliares babélicos, las calles recorridas febrilmente por millones de prisas, etc.; tienen un sonido que Nacho Trejo sabe escuchar muy bien y reproducirlo fielmente en sus historias.


-


“Tu párvula boca” es una colección de diez cuentos en los que Nacho pone sobre la página la historia cual carnicero un trozo de carne sobre la tabla, y lentamente va haciendo cortes finos con su narrativa afilada e incisiva cual si cortara tiras para bisteces. No gasta el tiempo en detalles obsesivos y filosóficos; sino que recrea atmosferas y sensaciones tan claros que pareciera que mientras lo vamos leyendo, Nacho nos cogiera de la mano y nos jalara cual ángeles malditos e invisibles, dentro del departamento, la habitación, el sex shop, el prostíbulo, o una mansión; para mirar, oler, escuchar y sentir a cada uno de sus personajes sin participar pero siendo testigos de sucesos que llevan sus vidas al límite. Podemos percibir la pestilencia del anciano vestido con un traje de novia encontrado en su casa después de varios días de haber muerto; el afrodisiaco aroma de una habitación donde dos cuerpos se entrelazan en un nudo brillante sin importar su naturaleza compartida, la rabia de una estirpe acosada durante siglos que al fin cobra venganza o el festín de un par de poetas entregados al disfrute de la vida a través de su palabra. Es la vida misma lo que escurre entre estas páginas, tan increíble que se tiene la certeza de que es cierta.


-


A los escritores siempre nos pregunta para quién escribimos y la mayoría de nosotros contestamos siempre la trillada “para nosotros mismo”; pero queda claro que Ignacio Trajo Fuentes escribe para sus amigos, lo constatan las dedicatorias, a veces dobles que tienen casi todas las historias de “Tu párvula boca”. Se sabe un irremediable contador de historias y hace que sus amigos lo quieran por ello. Lo que Nacho no sabe es que quienes lo leemos inexorablemente terminamos por sentirlo un amigo. Sin lugar a dudas esta segunda edición de “Tu párvula boca”, realizada por Editorial Ficticia y apoyada por el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Hidalgo, es una nueva oportunidad de caminar por el filo de la narrativa de Ignacio Trejo Fuentes, de reencontrar a uno de nuestros escritores más brillantes (y no hablo sólo como hidalguense, sino como mexicano) y saber que el mejor lugar en el que se recrea la ficción es la realidad. ¡Salve Nacho!


-


Tu párvula boca


Ignacio Trejo Fuentes


Ficticia/CECULTAH


pp.102


2010.


-


-


*Texto leido por su autor el pasado lunes 19 de julio de 2010, durante la presentación del libro "Tu párvula boca" de Ignacio Trejo Fuentes, en la Décima Feria del Libro Infantil y Juvenil Hidalgo 2010.

lunes, 26 de julio de 2010

Antología de poetas haitianos 3




Jean Brierre, 1910.



-



Le Drapeau de Demain (1931), Le Petit Soldat (193), Secretes (1933), Nous garderons le dieu (1945), Province (1945), La Nuit (19557), Dessalines nous parle (1953), Pètion et Bolivar (1955), La Nuit (1857), Cantique a trois voix (1960), etc.



-



-



“La cieguita de Belleville” (“La petite aveugle de Belleville”)



-



Ella tenía esta voz hermética donde la luz no entraba



porque ella era ciega.



Y esta voz parecía venir de detrás de una cortina densa.



Había en su acento



Como ventanas clausuradas.



No sabía ella que le hablaba a un negro,



porque la voz carece de color.



Y ella sonreÌa instintivamente, dulcemente,



con esa melancolÌa de los labios



que sus propios ojos no conocían



Su rostro estaba pálido y sin personalidad,



como una escultura inacabada.



-



Y me pareció trágico



que tantos hombres de ojos abiertos



en ese país de segregación y linchamiento



fueran más ciegos que tú,



americanita de Belleville



de ojos plenos de ceniza y de tinieblas.



--




Traducción del inglés por Áurea María Sotomayor del poema publicado en la antología A Haiti Anthology, Libërte, de Charles Author y Michael Dash (ed) (Markus Wiener Publishers Inc., 1999).

domingo, 25 de julio de 2010

El Nigromante bajo la lupa del siglo XXI*

Hace algunos días tuve la suerte y el honor de comentar en la Décima Feria del Libro Infantil Y Juvenil Hidalgo 2010, el libro de Emilio Arellano: “Ignacio Ramírez, El Nigromante, Memorias prohibidas”. La lectura previa del libro resultó ser para mí toda una revelación; reencontrar a un personaje que por sus características ideológicas y éticas representa un modelo del político que rara vez se encuentra en nuestros días, es pretexto ideal para reflexionar en la clase política que “guía” por ahora a nuestro país.
-
Ignacio Ramírez nació en 1818 en San Miguel el Grande (ahora de Allende). Mestizo, asombró desde niño por su interés y capacidad intelectual, lo cual le permitió ingresar, a los dieciocho años, a la Academia de Letrán con un crítico discurso que cimbró a la sociedad conservadora y a la iglesia de la época y le hizo ganar el calificativo de hereje, apostata y ser excomulgado. Algunos años después se unió con Guillermo Prieto y Vicente García Torres para fundar el primero de más de dieciocho periódicos que crearía, “Don Simplicio” en el cual pudo escribir artículos contra la injusticia; lo que le valdría también represarías de los conservadores: la cárcel en varias ocasiones. Fue en ese periódico donde adoptó el seudónimo de “El Nigromante” y aún cuando nunca tuvo inclinaciones espiritistas como Madero, adoptar ese sobrenombre resultó en sí mismo una premonición, pues Ignacio Ramírez vislumbró desde el Siglo XIX muchas de las soluciones que el país necesitaba y necesita todavía en el Siglo XXI. Sin embargo, aún cuando los historiadores contemporáneos de derecha (léase Krause y sus secuaces), nos han hecho llegar a la puerta de nuestras casas una síntesis histórica de nuestra nación en la que los renglones (ínfimos) sobre el Nigromante se refieren exclusivamente a sus acciones “incendiarias”. Sin embargo, nadie puede negar la integridad con que Ramírez se condujo, lo que lo llevó a ser, entre otras muchas cosas, ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en 1871; cofundador de la Sociedad Mutualista de Escritores Mexicanos (ahora SOGEM), en 1875; precursor de la educación laica y el libro de texto gratuito; y el ideólogo principal de las Leyes de Reforma.
-
¿Soslayar estos últimos datos será acaso un temor a las comparaciones? ¿Habrá un hombre así en el gabinete calderonista? El único que se acercaba, ya no ocupa la oficina de Bucareli. ¿La razón? La integridad que lo llevó a renunciar al partido en el poder, su partido hasta ese momento, por una discrepancia que involucraba la ética política y la independencia ideológica que debe tener todo gobernante que se precie de serlo. Gómez Mont hizo lo correcto, primero defendiendo a su jefe (signo inequívoco de lealtad un proyecto político); y después, rompiendo con César Nava y un PAN disminuido que celebra como triunfos los fracasos. Es así como la historia nos permite comparar los personajes y mirar con el cristal de la actualidad los sucesos que nos han forjado. Por cierto, en 1934, cincuenta y cinco años después de su muerte, los restos de Ignacio Ramírez “El Nigromante”, fueron trasladados a la Rotonda de los Hombres Ilustres donde descansan hasta el día de hoy. ¿Habrá alguien en el gobierno federal que aspire a honor similar?
-
-
*Publicado el sábado 24 de julio de 2010, en la sección VOX del diario Síntesis de Hidalgo.

sábado, 24 de julio de 2010

Hoy en el diario Síntesis de Hidalgo...

la versión impresa de el "Transeúnte solitario". Busquenlo en sus puestos de periódicos. Mañana para los lectores del orbe la versión electrónica aquí.

viernes, 23 de julio de 2010

Lizalde y Pacheco, "Celebración de la palabra" en la Feria del Libro


La 10.ª Feria del Libro Infantil y Juvenil, Hidalgo 2010 se propone como un espacio destinado a despertar el hábito a la lectura para que los niños y jóvenes recurran regularmente, y por propia voluntad, a los libros como medio eficaz para satisfacer sus demandas cognoscitivas y de esparcimiento. Ejemplo de ello será la presentación del libro Celebración de la palabra: Eduardo Lizalde y José Emilio Pacheco para niños, con la asistencia del reconocido escritor Juan Domingo Argüelles, la narradora oral Marcela Romero y el grupo Libélula.



Celebración de la palabra… es el resultado de un concurso de dibujo infantil impulsado por la Dirección General de Bibliotecas en el 2002, basado en la realización de talleres de lecturas, en todas las bibliotecas públicas del país, cuyos ejes temáticos fueron estos dos destacados autores mexicanos.



El libro incluye poemas de los autores ilustrados con 106 dibujos de más de 100 niños de 5 a 12 años de edad, residentes en los estados de Aguascalientes, Campeche, Chihuahua, Coahuila, Colima, Durango, Estado de México, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Nuevo León, Oaxaca, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sonora, Tlaxcala, Veracruz y el Distrito Federal.



Eduardo Lizalde pertenece a una de las generaciones de poetas más importantes de México: aquella que comienza su trayectoria en los años cincuenta y que incluye a figuras tan importantes como Marco Antonio Montes de Oca y Enrique González Rojo.



José Emilio Pacheco nació en la Ciudad de México el 30 de junio de 1939 y fue galardonado con el Premio Cervantes de Literatura 2009. Ha recibido numerosos premios a lo largo de su prolífica vida literaria.



La presentación de este libro, publicado con la intención de celebrar los 80 y 70 años de Lizalde y Pacheco, respectivamente, a través de la difusión de su obra entre los pequeños lectores, contará con los comentarios de Juan Domingo Argüelles, autor del prólogo, la narración de Marcela Romero y la música del grupo Libélula.



Juan Domingo Argüelles, poeta, ensayista, crítico literario y editor. Hizo estudios de Lengua y Literatura Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México. Ha publicado quince libros de poesía y un igual número de estudios y ensayos literarios.



Trabaja en la promoción y el fomento de la lectura con maestros, bibliotecarios, promotores y estudiantes. Ha impartido conferencias y cursos sobre la lectura en México, Colombia, Argentina y Guatemala. Entre otros reconocimientos ha recibido el Premio Nacional de Poesía Efraín Huerta, el Premio de Ensayo Ramón López Velarde, el Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen y el Premio Nacional de Poesía Aguascalientes.



Marcela Romero es una cuenta cuentos que participa en diversas actividades del programa Alas y Raíces para los niños, que tiene como uno de sus propósitos la revaloración de la lectura entre jóvenes y adultos; su característica es el gozo y el confort del encuentro con los textos



Libélula es un grupo interdisciplinario que se formó en 2005 con el interés de combinar música y literatura en presentaciones lúdicas y atractivas para todo público, cuenta en repertorio dos espectáculos:



Cuentos con Mozart en el que se combina la música de Wolfang Amadeus Mozart (con violoncelos y flauta), su biografía y cuentos de Hans Christian Andersen, y



Son puros cuentos… Son, en el que el requinto, la jarana, las canciones y el zapateado jarocho interactúan con leyendas del estado de Veracruz.

jueves, 22 de julio de 2010

Comentarán obra de Gabriel Vargas en la Décima Feria del Libro Infantil y Juvenil



Que se ponga de pie el imaginario colectivo y le aseste una cálida ovación al creador de don Jilemón y doña Borola. Gracias, don Gabriel, y como sus personajes dicen: “Que se refifa el fulfe de fiña y también el de fafaya”.



Carlos Monsiváis



Como parte de las actividades que enmarcan la Décima Feria del Libro Infantil y Juvenil Hidalgo 2010, el escritor, crítico y ensayista Ignacio Trejo Fuentes y la Doctora en Historia Thelma Camacho Morfín, participarán en la mesa redonda “Recordando a Gabriel Vargas”, donde comentarán la obra del historietista hidalguense, creador de la Familia Burrón.



Cabe hacer mención que en esta décima edición de la feria, se han recordado a cuatro grandes personajes de la literatura que dejaron de existir en este año: Carlos Montemayor, Carlos Monsiváis, José Saramago y Gabriel Vargas, por tal motivo, se realizará esta actividad a manera de homenaje a uno de los creadores más importantes del siglo XX y a una de las historietas mexicanas más destacadas, este jueves 22 de julio a las 20:00 horas en la sala de espera del Centro Cultural del Ferrocarril. La entrada es libre.



Gabriel Vargas (1915-2010), fue creador de la entrañable familia Burrón, un barrio y un lenguaje que retrataron la vida de las colonias populares y pobres de la ciudad de México durante seis décadas pero que, sobre todo, plasmaron una dura crítica a la clase política en el poder.



Los temas recurrentes de la historieta, que se publicó sin interrupción durante 61 años, vendiendo en su época de oro hasta 500 mil ejemplares semanales, siempre fueron tratados, por encima de todo, con humor, así fuera la desintegración familiar, las casas chicas, los padres borrachos, la corrupción política, la carestía, la represión o la lentitud burocrática, el lenguaje usado por el autor es riquísimo en expresiones, refranes, apodos, caló, y representa en mucho el habla popular de amplios sectores urbanos.



Ignacio Trejo Fuentes nació en Pachuca, Hidalgo, en 1955. Es licenciado en Periodismo y Comunicación por la UNAM, maestro en Letras por la New Mexico State University y cursa el doctorado en Letras Mexicanas en la UNAM. Ha sido profesor en la Universidad Iberoamericana y en la Universidad Autónoma Metropolitana. En la actualidad, imparte clases de Periodismo y Literatura en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales y en el Centro de Enseñanza Para Extranjeros de la UNAM.



Ha publicado, entre otros, los siguientes libros: Segunda voz (ensayos sobre novela mexicana), Faros y sirenas (aspectos de crítica literaria), De acá de este lado (una aproximación a la novela chicana), Tres tristes tópicos (la narrativa de Sergio Galindo), Lágrimas y risas (la narrativa de Jorge Ibargüengoitia), Crónicas romanas, Loquitas pintadas (crónicas), La fiesta y la muerte enmascarada (el Distrito Federal de noche) (crónica–reportaje), Hace un mes que no baila el Muñeco (novela), Mientras el lobo no está (cuentos para niños), Tu párvula boca (cuentos) y El vaquero más auténtico que existió (novela). Aparece como coautor en una veintena de libros de narrativa y ensayo publicados en México y en el extranjero. Ha sido becario inba/fonapas, del Centro Mexicano de Escritores, y forma parte del Sistema Nacional de Creadores de Arte.



Thelma Camacho Morfín, es Licenciada en Historia por la UNAM, maestra en Historia contemporánea por el Instituto Mora y doctora en Historia del Arte por la UNAM. Se dedica al estudio de las historietas, cómics, la caricatura, y como catedrática en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo.



Recibió el Premio de la Academia Mexicana de Ciencias a la mejor tesis de doctorado en Ciencias Sociales y Humanidades 2006.

miércoles, 21 de julio de 2010

El Fondo Editorial del CECULTAH en la Décima Feria del Libro 2010

La serie de presentaciones inicia a las 17:00 horas con la novela El Lecho del Mar (Premio Estatal de Cuanto Ricardo Garibay 2009) del joven hidalguense Juan Rivera.

Juan Rivera (Pachuca,1992). Ha escrito un centenar de cuentos más él que para los demás, siendo ésta su modalidad literaria de preferencia. Se aventuró al teatro, escribió y dirigió un par de obras con acento de Woody Allen y música de fondo de Sabina (que es como él dice vivir cada día). Ganó mención honorífica en el concurso preuniversitario Juan Rulfo 2009. La presentación contará con los comentarios de Ilallali Hernández.

Este mismo día, pero a las 18:00 horas, Fernando Rivera Flores platicará sobre su más reciente novedad Los Filtros del Amor. Libro que narra memorables encuentros que Juan ha tenido con hermosas fé-minas, cada una de las cuales ha sido el amor de su vida. Los arrebatos de verdadero amor, de profundo amor, que goza y sufre el protagonista son relatos en cuentos sueltos que se suceden cronológicamente. Al final del día, el lector se queda con una idea bastante completa de lo que ha sido la vida de Juan, de la infancia a la edad madura.

El tono en que Fernando Rivera Flores escribe Los filtros del amor nos remite al diario íntimo, a la confesión hecha en complicidad. En más de una ocasión, su ficción se viste de realidad, pero antes de creer que Rivera se ha puesto a confiarle sus secretos de alcoba, el lector debe tener presente que a este escritor le encanta reírse de todos: de su humor inclemente no se salva ni él mismo. Así entonces, dispóngase a leer los amores y candores de un hombre que ha vivido enamorándose.

Fernando Rivera Flores nació en Pachuca, Hidalgo, 1958. Obtuvo la beca del Centro Mexicano de Escritores, 1987-1988 y del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes 1990-1991. Ha publicado: En torno de una mesa de cantina (1977), Mi más sentido pésame (1983), Cuentos pachuqueños (1987), Hasta que la muerte no se pare (1989), Rico mineral (1992) y Valga la redundancia (2004).

Los comentarios de este libro correrán a cargo de Said Estrella y Jorge Antonio García Pérez.

Finalmente, a las 19:00 horas, se presentará el Poemario Dragonerías de Alejandra Claules Bretón, una obra que nos permite avistar el imaginario de la voz poética que lo anima. La atmósfera un tanto gótica en la que aparecen laberintos y dragones se nos revela como una transfiguración de la realidad a través de la imagen, los laberintos son cotidianos y también los dragones, los propios monstruos en todos los niveles: el real como punto de partida y el emocional, psicológico e imaginario.

El tono intimista se abre a un lenguaje cifrado, a veces demasiado hermético, aunque Dragonerías constituye también una unidad y es esencialmente un poema de amor y abandono, de registro erótico-amoroso, que devela los sinsabores y el éxtasis del caos, del amor y el desamor, de la vida y la muerte.

Alejandra Craules Bretón

Poeta mexicana estudió Letras Españolas en la Universidad Veracruzana y se diplomó en Creación y Apreciación Literaria en la Casa Lamm. En 2003 ganó el premio nacional de poesía otorgado por el Instituto Mexicano de la Juventud con su primer poemario Palabras fértiles, publicado por el Instituto Hidalguense del la Juventud. Su segundo poemario, Puntos Cardinales, fue publicado por la editorial Todas las Voces.

martes, 20 de julio de 2010

"El Nigromante", hoy en la Feria del libro.


Hoy, dentro de las actividades de la Feria del Libro Infantil y Juvenil 2010, estaré comentando el libro de Emilio Arellano "Ignacio Ramírez, El Nigromante, Memorias prohibidas". También participa mi amigo Jorge A. Romero. Iniciamos a las 18.30 en La Bodega del Centro Cultural del Ferrocarril. Ojalá puedan acompañarnos.

lunes, 19 de julio de 2010

"Tu párvula boca" de Nacho Trejo, hoy en la Feria del Libro


En punto de la 19 hrs. de hoy, tendré el honor de comentar "Tu párvula boca", libro de cuentos del escritor pachuqueño Ignacio Trejo Fuentes. Participa también el maestro Marcial Fernández. Se llevará a cabo en la Sala de Espera del Centro Cultural del Ferrocarril en Pachuca, ojalá puedan acompañarnos.

domingo, 18 de julio de 2010

Diez años de la Feria del Libro*

Ayer arrancó la décima edición de la Feria Infantil y Juvenil Hidalgo, correspondiente al 2010. En esta ocasión el Estado de México es el invitado y se han programado una gran cantidad de actividades encaminadas al disfrute de la lectura. Podría parecer intranscendente para algunos el que un evento relacionado con el arte de escribir y de leer lleve tantos años ininterrumpidos de realizarse y que ello constituya un acto digno de análisis. Sin embargo, al ver la afluencia que año con año ha crecido y que por momentos abarrota los pasillos del Centro Cultural de Ferrocarril, sede de la Feria, debemos prestar un momento de reflexión hacia el evento en cuestión.

-

A principios de la primera década del Siglo XXI, en Hidalgo se comenzó a cosechar algo que se había sembrado muchos años antes: una camada de escritores a quienes no podemos definir como “nuevos”, pues provenían de generaciones distintas como la de los 60’s y 70’s (inclusive de los 80`s). Mujeres y hombres de letras que no podían más contener la necesidad de expresión literaria y que reclamaban, desde hacía tiempo ya, espacios y oportunidades para hacer público su trabajo escrito. Pero esta no fue la única necesidad que debió cubrir un evento relacionado con las letras, sino sobre todo la imperiosa necesidad que tenemos en México de “generar” lectores, sobre todo en el público infantil y juvenil. En este panorama de oportunidad literaria y lectora es que aparece la Feria del Libro Infantil y Juvenil, arropando a todos aquellos que creemos que la letra escrita e impresa es el mejor vehículo para el conocimiento y la imaginación.

-

Inició sin lugar a dudas haciendo una apuesta arriesgada: desarrollarse en verano, cuando los niños y jóvenes ya no asisten a las escuelas y son susceptibles de ser “acarreados” para asistir a las actividades programadas; por el contrario, el evento buscó desde el principio que los verdaderamente interesados en la lectura asistieran y pudieran encontrar en las actividades una posibilidad de recreación alrededor de los libros. Se mostró pues como una opción para un público selecto (y léase esto no en un sentido elitista, sino de calidad en quienes asisten), a quienes las autoridades organizadoras debían atraer, sorprender y satisfacer. Creo que lo han logrado la mayoría de los años.

-

Esta décima edición cobra además un especial significado pues en la programación presentada se incluye una larga lista de escritores hidalguenses quienes estarán presentando sus más recientes publicaciones: Agustín Cadena, Ignacio Rejo Fuentes, Arturo Trejo Villafuerte, Ana María Vázquez, Omar Roldan, Fernando Rivera Flores, Alejandra Craules Bretón, Álvaro Ávila Cruz, Jorge Contreras, Juan Carlos Hidalgo, Juan Rivera, entre muchos otros. Nunca tantos escritores oriundos de Hidalgo presentando sus trabajos publicados, por un lado, por el mismo CECULTAH, y por otro, por editoriales hidalguenses independientes que apuestan por lo que en esta tierra se escribe. Esto sin contar a las otras huestes de escritores, músicos, cantantes, cuenta cuentos, y un sinfín de lectores, que comentarán, presentarán, cantarán, impartirán talleres y harán del íntimo acto de la lectura un disfrute colectivo.

-

En hora buena a las autoridades culturales del estado por mantener durante diez años una feria del libro en un país donde “nadie lee” (que mentira, esta última, más grande), pero sobre todo en hora buena para aquellos lectores, niños, jóvenes y adultos, que asistirán para hurgar entre los libros un momento eterno de recreación literaria.

-

-

*Publicado el sábado 17 de julio de 2010, en el diario Síntesis de Hidalgo.

sábado, 17 de julio de 2010

Hoy, en el diario Síntesis de Hidalgo...

"Transeúnte solitario".

Escritores hidalguenses en la Feria del Libro Infantil y Juvenil Hidalgo 2010

La obra de los escritores hidalguenses no podía faltar dentro de la serie de presentaciones editoriales que el CECULTAH ha programado dentro de la emisión número diez de la Feria del Libro Infantil y Juvenil Hidalgo 2010.

-

Para este sábado 17 de julio, toca el turno al libro de ensayos Los frailes descalzos de Pachuca, su convento y colegio de Álvaro Ávila Cruz, el cual será presentado bajo los comentarios de Antonio Lorenzo Monterrubio y Luis Manuel Martínez Escutia a las 19:00 horas.

-

Y a las 20:00 horas el libro de escritor Arturo Trejo Villafuerte “Mi vida con las mujeres”, el cual contará con los comentarios de Aidée Cervantes y Omar Hebertt. Ambas publicaciones pertenecen al Fondo Editorial del CECULTAH y se presentarán en en la sala de espera del Centro Cultural del Ferrocarril.

-

La obra de Alvaro Ávila examina el origen y la evolución de la orden de los frailes menores y algunas de sus ramificaciones; estudiar la génesis de una de ellas: los dieguinos o descalzos durante su estancia en Real de Pachuca.

-

Mientras que el texto de Arturo Trejo confiesa "las mujeres han sido el gran motivo de muchos momentos venturosos" que han dado vida a sus poemas y crónicas. La mejor forma de vida que puede llevar un escritor era como administrador de un burdel o ser maestro de una escuela, para poder contar con tiempo libre, en la noche, para dedicarse a su trabajo literario, además de disfrutar de un ambiente grato y mujeres sin problemas –dependiendo del talento de ellas y de uno-.alegría libre y desenfadada en toda relación con las mujeres que fueron el amor de mi vida, y que son y no son tuyas.

-

ÁLVARO ÁVILA CRUZ, Pachuca, Hidalgo, 1961. Licenciado en Derecho y Licenciado en Administración Pública con dos especialidades por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo; Maestro en Historia por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Trabaja para el Instituto Nacional de Antropología e Historia en donde ingresó en 1987. Ha coordinado tres coloquios sobre conventos hidalguenses del siglo XVI, celebrados en Atotonilco (2003), Actopan (2004) y Tulancingo (2005), en el estado de Hidalgo. Impulsó y coordinó en el 2003 el programa de radio Palabras de obsidiana, donde se difundieron diferentes tópicos del patrimonio cultural: tangible e intangible. Fundó en el 2000, la revista cultural Ondas de Papel. Es autor de los libros Héroe de la clase trabajadora (1998) y Hombre de ninguna parte (2001). Diseñó las exposiciones: Tepeapulco cinco décadas de vida cotidiana (2006) y Máscaras prehispánicas y de carnaval (2007). Seleccionó las piezas y elaboró la redacción de cédulas del museo de sitio de San Francisco, de Pachuca en el 2008. Colabora como articulista en diferentes medios impresos desde 1991.

ARTURO TREJO VILLAFUERTE (Ixmiquilpan, Hidalgo, 1953). Es cronista, narrador, poeta, traductor y ensayista. Su obra tiene un alto contenido de sensualidad, que él mismo considera el fundamento de la poesía. Aún así, se considera más amante que poeta. Estudió periodismo y ciencias de la comunicación en la FCPyS de la UNAM. Fue fundador del Taller de Poesía Sintética (TAPOSIN).

Es autor del libro de cuento Olivia, la chillona (1998) y los volúmenes de ensayo: Palabras de fe (1990), Las buenas intenciones (1993) y La esponja y la lanza (1996), además de la novela Lámpara sin luz (1999).


En el rubro de poesía, el centro de su labor creativa, Arturo Trejo Villafuerte ha publicado: Mester de hotelería (1979), A quien pueda interesar (1982), Como el viento que pasa (1985), Malas compañías (1988), Nuevo mester de hotelería (1994), Homenaje a Álvaro Carrillo y otros boleros (1996), A través de los años. Poemas 1982-1996 (2000), Las prendas de tu amor (2003), Mujeres perdidas y Las letras de tu nombre (2003).


De su obra, de la cual existen traducciones al alemán e inglés, una parte se halla en antologías como Anuario de Poesía Mexicana (1990), Apuntes cervantinos mexicanos (1988) y Poetas de una generación 1950-1959 (1988); entre otras.


Ha participado en la elaboración de una docena de antologías sobre literatura mexicana y latinoamericana, entre las que destacan: Los murmullos. Antología periodística en torno a la muerte de Juan Rulfo (1986), Para tu exclusivo placer (1991), Carlos Fuentes: 40 años de escritor (1993) y La rasgadura del velo. Narradores latinoamericanos del siglo XX (2003).

viernes, 16 de julio de 2010

Décima Feria del Libro Infantil y Juvenil Hidalgo 2010


Como ha sucedido en los últimos nueve años, este verano, el Gobierno del Estado de Hidalgo a través del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Hidalgo, reitera su compromiso por enfatizar la importancia de la literatura y el libro en cada uno de los habitantes de la entidad; con especial énfasis en los niños y los jóvenes hidalguenses, por medio de diversas actividades que aporten elementos para su formación educativa y que posibiliten la transmisión de auténticos valores en un ambiente de alegría, diversión y entretenimiento.





Del 16 al 25 de julio se reunirá lo más diverso del mundo de la literatura en la 10ª Feria del Libro Infantil y Juvenil Hidalgo 2010, la cual congrega a personajes literarios, así como la obra de escritores clásicos y contemporáneos para deleite de todos los consumidores de libros que arriben al Centro Cultural del Ferrocarril.





Desde el año 2000 a la fecha, esta feria ha concentrado a promotores de lectura, cuentacuentos, narradores, escritores, bibliotecarios, coordinadores de salas de lectura, funcionarios, profesores, gente asidua a la lectura y, sobre todo, nuevos lectores procedentes de diversos puntos del estado de Hidalgo.





Este festejo a la lectura tendrá una duración de 10 días y se desarrollará en los diferentes espacios del Centro Cultural del Ferrocarril, donde se podrán encontrar cientos de libros, entre novedades y textos clásicos publicados por las editoriales más importantes de habla hispana, así como la producción literaria de creadores hidalguenses.





En esta ocasión los sellos editoriales que participarán son: Diana, Colofón, Santillana, Alfaguara, Tusquets, Fondo de Cultura Económica, Editorial Océano, Ediciones El Naranjo, Ediciones Tecolote, Random House Mondadori, Almadía, Ríos de Tinta, Sexto Piso, entre otras.





Todo esta listo para que chicos y grandes entren en contacto con la diversidad de libros y su escritores, ser participes de las conferencias y talleres, disfrutar de la lectura en la sala infantil Vía de la Imaginación, adquirir un libro o simplemente deleitarse con los espectáculos que se desarrollarán a lo largo de esta feria, que estará abierta en un horario de 10:00 a 20:00 horas. La entrada es gratuita para todas las actividades.





A lo largo de estos días se desarrollarán más de 80 actividades culturales dedicadas a la celebración del Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución Mexicana, entre talleres, espectáculos para niños, jóvenes y adultos, presentaciones editoriales, funciones de cine, exposiciones, mesas redondas y conferencias.





En esta décima edición se tendrá como invitado al Estado de México, quien presentará su fondo editorial, su Ballet Folklórico, así como diversas presentaciones editoriales, música, narración oral y cuenta cuentos.





Dentro de la amplia programación que se tiene dedicada al fomento a la lectura, se realizarán los talleres para bebés Matroliteratura; el taller para niños “Los colores de mi patria, los colores de mi infancia”; el taller para niños del INEGI “Los maravillosos mapas del tesoro”; el taller para jóvenes del INEGI “Huracanes”; el Taller de Periodismo para niños; el Taller infantil de elaboración de máscaras de Don Diablo de Teloloapan, Guerrero; Lectura visual para silentes; el taller de animación, lectura en voz alta y narración oral, entre otros.





En lo que corresponde al séptimo arte se tienen preparados los ciclos: Cine y literatura para niños, y La Revolución Mexicana en imágenes, donde se proyectarán películas basadas en obras literarias como: Las crónicas de Spiderwick, El fantástico señor Zorro, Eragon, La telaraña de Charlotte, El príncipe Caspian, Memorias de un mexicano, El prisionero 13, Vámonos con Pancho Villa, La sombra del caudillo, entre otras bajo la dirección de Emilio Fernández, Fernando de Fuentes, Luis Alcoriza y Gregorio Carlos Rocha Valverde.





La basta oferta literaria que se tiene programada cuenta con las presentaciones de libros como: Zóongoro Bailngo, cuentos de raíz jarocha de Zenén Zeferino Huerva; La Cena del Bicentenario de Héctor Zagal; Los Iluminados de Agustín Cadena; Sangre y fuego de Alejandro Rosas; Tributo a Sabines, He aquí que estamos reunidos, compilación de Jorge Contreras Herrera; Suave como el peligro de Juan Carlos Hidalgo y Enrique Garnica; Oficiantes de Catedral o dos más de teatro de Alejandro Ostoa; La transformación de Inés de María Eugenia Leefmans; El ejercito de Sodoma de Rowena Bali, entre otras.





Dentro de este desfile editorial no podía faltar la obra de los autores hidalguenses como Los frailes descalzos de Pachuca, su convento y colegio de Álvaro Ávila Cruz; Mi vida con las mujeres de Arturo Trejo; Decir el polvo de Luis Alfredo Cruz; Tu párvula boca de Ignacio Trejo; Del viento y la mirada de Omar Roldán; Los Filtros del amor de Fernando Rivera Flores; Dragonerías de Alejandra Craules, así como El lecho del mar de Juan Rivera (Premio Estatal de Cuento Ricardo Garibay 2009) y El penúltimo astrolabio de Ana María Vázquez Salgado (Premio Estatal de Poesía Efrén Rebolledo 2009), además de otras obras que forman parte del Fondo Editorial del CECULTAH.





Respecto a los espectáculos de teatro y música destaca la participación de la obra de títeres Pac Pac, bajo la dirección artística de Emmanuel Márquez; Cuentos del Bicentenario con Daniel Márquez Rosano; “Cuentos astutos para niños sin susto” a cargo de Norma Torres; “Costal de cuentos y emociones” de Alfredo Ávila Tamayo, así como el Octeto Vocal del Instituto Mexiquense de Cultura dirigido por Jesús Lujambio.





Como en años anteriores, la Feria del Libro Infantil y Juvenil se caracteriza por extender su programación a diversos municipios de nuestra entidad, en esta ocasión toca el turno a Epazoyucan, San Agustín Tlaxiaca, Tizayuca, Zapotlán de Juárez y Singuilucan, así mismo, entre estas actividades se llevarán a cabo los Círculos de lectura con obras de la Independencia y la Revolución Mexicana en las Bibliotecas Públicas del Estado.





Para el inicio de este magno evento, se tiene programada la entrega de los Premios Estatales de Literatura 2010; de cuento Ricardo Garibay a Juan Casas Ávila y de poesía Efrén Rebolledo a José Luis Vera Jiménez, la cual se efectuará posterior a la Ceremonia de Inauguración que tendrá lugar este viernes 16 de julio a las 18:00 horas en la Sala de Espera del Ferrocarril.





De igual forma, para este primer día se desarrollará a las 19:00 horas la mesa redonda con motivo de las celebraciones del Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución de nuestro país; “La Literatura de la Revolución Mexicana” en la que participarán el historiador y poeta Rafael Torres Sánchez y el escritor Carlos Antonio de la Sierra.





Algunos recintos del CECULTAH también formarán parte de esta feria, ya que se aperturarán la exposiciones del “XIX catálogo de ilustradores infantiles y juveniles 2009”, y “Salón del libro de Quebéc” en las instalaciones de la Biblioteca Central del Estado “Ricardo Garibay”, así mismo, en el Teatro Guillermo Romo de Vivar se realizará a las 20:00 horas el espectáculo musical para actores, músicos e instrumentos “Vámonos con la bola” a cargo del Sexteto de Orquesta de Cámara de México.





En los próximo días, estas instalaciones también albergarán el Taller para bebés “Estimulación temprana a través de la Lectura”, que impartirá Leticia Sierra y dirigido para pequeños de 0 a 3 años con mamás, y espectáculos de música y teatro como la puesta en escena “Malas Palabras” de Perla Szuchmacher, respectivamente.





Para descargar la programación completa da click en:



http://mfi.re/?wxnzzmzzkjjntm5