lunes, 17 de marzo de 2008

De la indecisión

Sus dudas comenzaron a ablandarse con el sudor de sus cuerpos; terminaron por diluirse en el primer orgasmo.

1 comentario:

  1. Hay! querido primo... ya veo que no soy la unica en la familia que piensa y escribe poesia de esta manera...felicidades.

    Los quiere,
    Belinda

    ResponderEliminar