jueves, 6 de noviembre de 2008

Patrimonio Cultural: Legado Ancestral de los Tepejanos

Octavio Jiménez
-
Un pueblo tiene diferentes aspectos que le dan riqueza y valía: su gente, sus usos y costumbres, tradiciones y sobre todo su patrimonio cultural. Esta representado en su mayoría por los legados artísticos en todas sus expresiones realizados por sus ancestros; así como por las manifestaciones artísticas de sus nuevos habitantes.
-
Tepeji del Río dado su remotos orígenes cuneta con un importante número de monumentos, patrimonio cultural de los tepejanos y de nuestro país. De los más emblemáticos que se tienen es sin lugar a dudas el exconvento de San Francisco de Asís ubicado en el centro de Tepeji, joya arquitectónica del siglo XVI (recordemos que fue fundado en el año de 1558).
-
Las haciendas ubicadas en la periferia del municipio son otro ejemplo claro de estos tesoros: La hacienda de la Cañada, la hacienda de Caltengo y la hacienda de El Salto. Por desgracia estos monumentos no son del dominio público y pertenecen a particulares.
-
En este rubro no podemos pasar por alto dos más: Los puentes coloniales y los arcos ubicados sobre la avenida principal.
-
Sobre los primeros el maestro Enrique Rivas Paniagua en su mas reciente publicación titulada “Lo que el Viento Nos Dejó” editada por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo; hace una pequeña crónica de los puentes tepejanos: El puente Riva Palacios (cerca de la desviación a Jilotepec), el Quitacalzón (Santiago Tlautla) y de la Animas (Santiago Tlautla), llamándolos “… amigos aledaños de la cinta asfáltica, amigos de presencia silenciosa…”. Además de estos tenemos el famoso puente de piedra en la San Mateo (también conocido como puente de la Virgen de Guadalupe por tener incorporado un nicho dedicado a la Virgen de Guadalupe), el Puente Libertad (o de las Guerras) y el puente de la Romera, sólo por mencionar algunos.
-
Tepeji tenía sobre su avenida principal y única, una gran cantidad de mesones y pulcatas que se edificaron durante la época colonial y hasta entrado el siglo XVIII. Por desgracia sólo contamos con muy pocos de ellos, han sido demolidos en aras del supuesto desarrollo urbano, desmedido y cruel. Las autoridades competentes muestran muy poco interés en crear programas que permitan conservarlos y rescatarlos. Los arcos de las Guerras esta horriblemente pintados con pintura de aceite y con un sin fin de publicidad, los de Polo Norte estan casi destruido y lleno de basura a su alrededor. Mejor suerte ha tenido el ubicado casi frente al colegio Sor Juana Inés de la de la Cruz y los del jardín municipal.
-
No mencionamos los arcos que se ubicaban a un costado de la antigua gasolinera de la familia Alcántara, ya que fueron destruidos el lunes pasado por individuos irresponsables y primitivos, que bajo los efectos del alcohol se estrellaron en ellos. Mas aún las autoridades competentes no hicieron absolutamente nada por castigar a los responsable de este atropello al patrimonio cultural. Obvio, su ignorancia y miopía sobre el valor que representan estos monumentos los hace actuar de esa manera. Responsabilidad que atañe a los funcionarios de Obras Públicas y hasta el propio Presidente Municipal.
-
Durante esta administración se han destruido sin miramiento y consciencia aspectos del patrimonio de los tepejanos. Recordemos el mural que se encontraba en la plazoleta del monumento a Miguel Hidalgo; realizado por el artista plástico Raúl Jiménez y que llevaba el titulo de “Mural de mi municipio”. Hasta la fecha las autoridades no han informado a la ciudadanía sobre este asunto.
-
Esperemos que ya estén tomando cartas en el asunto de los arcos, y que denuncien ante las autoridades del INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia) sobre esta perdida e inicien los trabajos correspondientes para su restauración
Es necesario que los futuros presidentes municipales instalen dentro de sus estructuras de gobierno áreas dedicada al rescate de monumentos históricos: puentes, portales, zonas arqueológica, memoria histórica, preservación de tradiciones, la creación del consejo de la crónica y más, que darían como resultado la creación de una las industrias que darían a Tepeji del Río una alternativa de desarrollo económico, la turística.
Todos y cada uno de los tepejanos tenemos el compromiso moral y material, de emprender y apoyar tareas en favor de nuestra identidad comunitaria.
En esto momentos de proselitismo político los aspirantes a ocupar cargos de elección popular utilizan frases aludiendo el amor al pueblo, a los tepajanos y de mas demagogias gastadas y huecas. Esta es un área de trabajo donde pueden demostrar su verdadero amor al pueblo y sus habitantes.
¡No más destrucción, ni atentados a los monumentos históricos!, !Exigimos que se creen programas para su conservación!, ¡Cuidémoslos!, ¡Autoridades municipales, abran los ojos!
-
Preservar y resguardar el patrimonio cultural de un pueblo, es cuidar de él mismo, sin la cooperación de todos los tepejanos no es posible seguir rescatando nuestra herencia cultural, aun nos falta mucho por descubrir, mucho por aprender y mucho más por trabajar.

3 comentarios:

  1. Anónimo22:00

    deseamos seguir leyendo textos de octavio jimenez

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por su comentario. Octavio no solamente es un amigo entrañable, sino un hombre comprometido con su pueblo y la memoria. Seguro estoy de que aparecerán más textos de él en este blog.

    ResponderEliminar
  3. Estimado Abraham

    De ser posible me gustaría contactar a Octavio Jiménez. Pretendo únicamente tener la ubicación de la Hacienda de El Salto, que menciona en su contribución sobre Tepeji, por motivos turísticos.

    Reciba saludos cordiales,

    Jorge Maruri

    ResponderEliminar