miércoles, 5 de noviembre de 2008

De la perfección

Ambos querían que su amor fuera perfecto, así que empezaron por el final: olvidarse.

2 comentarios:

  1. Muy bueno, Abraham, pero que tristeza pensar que esa es la única forma de que sea perfecto.

    Un beso que te llegue al corazón

    Ana

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ana.

    El amor me llena hoy, pero sé de su naturaleza amarga. Sin embargo, siempre hay que vivirlo.

    Un beso para tí.

    ResponderEliminar