lunes, 27 de septiembre de 2010

Conversación telefónica

Wole Soyinka

El precio parecía razonable, el lugar

indiferente. La casera juró vivir

sin prejuicios. Nada quedaba salvo

la auto-confesión. “Madame”, advertí,

“Detesto perder un viaje- Soy Africano”

silencio. transmisión silenciada de

fingida buena educación. Voz que llega

como larga boquilla dorada y tubular, impregnada de lápiz labial

Fui sorprendido por su vileza.

“Qué tan oscuro?”... no había escuchado mal... “ Es usted claro o muy oscuro?

Hedor a rancio vaho de refugio público para telefonear.

Cabina roja, buzón rojo, rojo autobús doble

aplastando el alquitrán. ¡Era real! Avergonzada

por el silencio enfermizo, llevé al límite su

turbación para suplicar explicación

ella, considerada, cambió el tono

“¿Es usted oscuro? ¿o muy claro?” advino la revelación

“Quiere usted decir, cómo chocolate puro, o con leche? ”

Su asentimiento fue clínico, rayando en la frialdad de la luz

Rápidamente, una vez ajustada la longitud de onda,

escogí Sepia Oeste- Africano- tras reflexionar dije:

“lo certifica mi pasaporte” Silencio para un espectroscópico

vuelo de ilusión, hasta que el acento de su sinceridad retumbó

con fuerza en la bocina. ¿Cómo así? dijo condescendiente

“No sé lo qué es”. “No del todo”

Facialmente, soy moreno, pero madame, debería ver usted

el resto de mí. Las palmas de mis manos, las plantas de mis pies

son de un rubio oxigenado. la fricción lo ha causado-

torpemente madame - por sentarme, mi trasero se ha tornado

Negro Cuervo- ¡Un momento madame! sintiendo

su auricular elevarse al sonido del trueno

en cuanto a mis orejas- “madame”, sugerí,

¿no preferiría verlas usted misma?

Traducción de Carlos Ciro y Raúl Jaime

1 comentario:

  1. "Books and all forms of writing are a terror to those who wish to suppress the truth.”
    --Wole Soyinka

    ResponderEliminar