jueves, 9 de julio de 2009

Aficionados de la Pamplonada rinden tributo a Hemingway

EFE
La fiesta de los Sanfermines rindió homenaje al escritor y Premio Nobel Ernest Hemingway, que las hizo internacionales al ser una aficionado de la festividad, al cumplirse el cincuenta aniversario de su última visita.
El recuerdo del escritor estadounidense, hoy en la cuarta jornada de la fiesta en honor a San Fermín, será dedicada a su memoria, y contará con la presencia de su nieto, John Patrick Hemingway, que formó parte del jurado que ha proclamado al también estadounidense Thomas Grizzard ganador del Primer Concurso Internacional de Dobles e Imitadores de Ernest Hemingway.
La entrega del galardón, dotado con mil 500 euros (unos dos mil dólares) , tuvo lugar tras el tradicional Baile de la Alpargata, que cada año se celebra en el Nuevo Casino Principal después del encierro matinal en el que los aficionados corren durante 800 metros delante de los toros que serán lidiados por la tarde.
El acto más emotivo se celebró en el paseo de Hemingway, situado junto a la plaza de toros, ante el monumento que le recuerda, una cita a la que no han faltado autoridades, la Banda de música Maestro Bravo y la Comparsa de Gigantes y Cabezudos.
La alcaldesa de la ciudad de Pamplona, Yolanda Barcina, recordó que en 1923, durante la primera visita del escritor, la capital navarra era una ciudad de unos 35 mil habitantes a cuyas fiestas no acudían visitantes de países lejanos, "tan sólo de la vecina Francia" .
Pero el escritor estadounidense "consiguió hacer la fiesta internacional y llevarla a todos los rincones del mundo", señaló.
Al término del tercer encierro de los Sanfermines, el más rápido hasta el momento, siete corredores han tenido que ser trasladados a centros hospitalarios para ser atendidos por diversos traumatismos leves.
Los Sanfermines deben gran parte de su fama internacional, que cada año convoca en Pamplona a miles de visitantes de lejanos países de todo el planeta, a la pasión que despertó en Ernest Hemingway, y dejó como legado en su novela "The sun also rises" (1932) , traducida como "Fiesta" en español.
En el concurso de imitadores, Thomas Grizard, también estadounidense, se alzó con el premio y sumó este galardón al conseguido el año pasado en Florida (EEUU) en un concurso similar.
Grizard compitió en la final con el canadiense Brian Gordon Sinclair y el también estadounidense Charlie Boice.
Los tres se enfrentaron a dos pruebas que presenciaron varios cientos de personas además del jurado, que tenía entre sus miembros al nieto del escritor.
La primera prueba era libre y el ganador interpretó un breve monólogo sobre sus parecidos con Hemingway, mientras que en la segunda los candidatos debían beber de una bota de vino y lidiar a un toro ficticio.
Los toros que participan en ellas son luego lidiados por la tarde en la corrida que se celebra en plaza de toros, otra de las grandes atracciones de estas fiestas.

3 comentarios:

  1. Anónimo13:30

    Esa bota de vino que no falteeeee. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:05

    I want not approve on it. I regard as polite post. Specially the designation attracted me to read the intact story.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo09:04

    Good dispatch and this enter helped me alot in my college assignement. Thanks you for your information.

    ResponderEliminar